Foro creado debido a la destrucción del primero. Descansa en paz, Foro Focken.
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
Comparte | 
 

 La Academia del Norte

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5
AutorMensaje
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Jue Mar 17, 2011 10:48 pm

A la mañana siguiente me levante muy temprano. Tal vez debido al sueño que acababa de tener, aunque por mas que lo intentara no conseguía acordarme de lo que había soñado. Solía pasarme a veces, no era capaz de recordar sueños que había tenido esa mismo noche, fueran buenos o malos. Al levantarme de la cama, me dolió un poco la cintura. Me levante la camiseta y vi la herida, tenía un aspecto un poco extraño. Lo cual no me extrañaba, pues por muchos esfuerzos que hubieran puesto en curarme, cosa que agradecía, ninguno de ellos era médico, así que era normal que se pudiera haber llegado a infectar mi herida. Salí de mi cuarto, y todo estaba muy tranquilo, supuse que tanto Moi como Yoshi estarían aún durmiendo. Me duche rápido intentando hacer el menor ruido posible para no despertarlos. Cuando acabe de ducharme y de vestirme, salí de la casa.
Me dirigí rumbo a la enfermería para que me mirara la herida, pese a que los demás podían enfadarse, pues podrían enterarse de la peligrosa salida nocturna que hicimos, pese a nuestra falta de experiencia. Por el camino iba pensando escusas, para evitar tener que contar la verdad, pero no se me ocurría ninguna historia convincente.
- Vaya, hoy has madrugado mucho, Alberto.- dijo una voz fría detrás mía.
Me gire y me encontré con un hombre que me miraba fijamente.
Spoiler:
 
- ¿Quien eres tú? ¿Qué estas haciendo aquí? ¿Como sabes mi nombre?- pregunte al hombre.
- Haces demasiadas preguntas.- dijo mientras avanzaba un paso hacía mi.
Le miraba fijamente mientras, el daba otro paso hacía mi. Me fije en que llevaba uno papeles es una de sus manos. El hombre se dio cuenta de lo que miraba y sonriendo dijo.
- Esto aún no es de tu incumbencia, y no lo será a menos de que aceptes la proposición que tengo que hacerte.
- ¿Proposición?
- En primer lugar me presentaré, me llamo Rob Lucci, y pertenezco a una organización llamada CP9...
- ¿CP9?- interrumpí extrañado.
- Cipher Pol number 9, no puedo decirte mas por ahora.- explico antes de seguir como si no le hubiera interrumpido- Desde hace un tiempo estamos buscando jóvenes con buenas habilidades. Sin embargo nuestro entrenamiento es muy exigente y extremo, por lo que no existen muchas personas capaces de superarlo, aunque creo que tu podrías llegar a ser un gran miembro en nuestra organización.
- ¿Qué te hace pensar eso?- volví a interrumpir.
Por un momento perdí de vista a aquel hombre que se hacía llamar Lucci. Al instante siguiente, sentí como algo me golpeaba 3 veces en el estomago. Caí arrodillado, llevando las manos al estomago. Levante la cabeza para ver con que me había golpeado, y le vi delante mía con la el puño de la mano libre cerrado, a excepción de un dedo, que mantenía firmemente estirado. ¡imposible! ¿Con un solo dedo me había golpeado tan fuerte como para hacer que me arrodillara?
- No te he golpeado con toda mi fuerza, pero aún así, muchas personas habrían acabado inconscientes.- dijo el hombre- Esto demuestra que no estoy equivocado con respecto a ti.
- No me jodas.- dije comenzando a enfadarme- Ya estoy cansado de escuchar tantas tonterías, no se a que viene todo esto, pero no esperes que vaya detrás tuya como un perro faldero solo porque has dicho que tengo unas buenas habilidades para superar el entrenamiento del SC9 o como se llame.
Lucci no dijo nada, se metió la mano en un bolsillo y saco una especie de tarjeta, y me la tiro.
- Si cambias de idea, ve a este lugar.- dijo dándose media vuelta y marchándose.
Antes de desaparecer por completo de mi vista se giro una última vez y me dijo.
- Ayer tuviste suerte de salir solo con esa herida, pero ¿que harás cuando te encuentres con alguien que quiera matarte de verdad?- dijo- Esa estúpida clase de defensa personal que te enseñan aquí no sirve para nada en situaciones reales. Piensa en ello, Alberto.

La mañana casi había acabado cuando volví a casa tras haber ido a la enfermería. Tenía la mirada perdida y no me di cuenta que había alguien en el salón, por lo que me sobresalte al escuchar la voz de Moi.
- ¿Donde has ido?- pregunto.
- A la enfermería.- dije y antes de que dijera nada- Tranquilo, no le he dicho nada de lo ocurrido ayer.
Me miro desconfiado, cuando me senté en el sillón, aún con la mirada perdida.
- ¿Vas a volver a casa?
- Es verdad, era hoy, lo había olvidado.- dije levantándome y yendo a mi cuarto para hacer una pequeña maleta para el fin de semana.
Mientras hacía la maleta se cayo de mi bolsillo la tarjeta que me había dado ese tal Rob Lucci. La mira y vi que ponía:
Spoiler:
 
Lo mire por detrás y salia una especie de plano de como llegar a aquel tren. Suspuse que tendría algo de especial, por aquel extraño nombre que tenía.
Una vez, hecha la maleta me despedí de Moi que seguía sentado en el sillón con un libro en las manos, y me marche al puerto.
Volver arriba Ir abajo
David_Uzumaki

avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Localización : en mi cama

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Miér Mar 23, 2011 11:49 am

Salimos de la casa de Moi y Alberto en silencio sin decir nada. Miriam tenia miedo de preguntarme algo de lo que hubiera pasado ya que estaba como en trance.LLegamos a casa y miriam se puso a hacer algo de cena.Yo me fui al baño a ducharme. Mientras el auga me recorria no dejaba de pensar en cada una de las palabras que me dijeron.suspire y pense que tenia que hablar con mi madre cuanto antes.Mis pensamientos se esfumaron cuando miriam toco a la puerta avisandome de la cena. Sali de la ducha, me seque y me puse el pijama para ir a cenar. La cena tambienfue silenciosa, salvo por la tele.Me sabia mal por ella pero no queria preocuparla, cuanto menos supiera,mejor para ella. Al terminar de cenar me levante y lleve el plato a la cocina, lo fregue y me fui a acostarme, estaba cansadisimo.

Antes de dormir encendi mi portatil y mire mi correo,habia varios de mi hermano de que me echaban de menos.
Sonrei al ver una foto de ellos 3 que me mandaron. Yo tambien les echaba muchisimo de menos,quien lo diria jejeje.
Tenia decidido mañana pedirle un permiso al director para ir a verlos y que ellos me contaran lo que pasaba de verdad.
Cerre el correo y el internet,apague el ordenador y me meti en la cama,habia sido un dia duro pero estaba seguro
que seria el primero de muchos dias igual,no sabia que mas sorpresas me depararian estabdo en FABLE
Volver arriba Ir abajo
TinieblasTenebrosas
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 26
Localización : Tomobiki

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Lun Mar 28, 2011 8:32 pm

No me iba a quedar de brazos cruzados. En cuando oí que David se metía en la cama, abrí la puerta y me dirigí a la academia. No tenia intención alguna de contar lo ocurrido, pero quizás pudiese encontrar alguna información útil a todo aquello.
Iba por el camino iluminado por las farolas, a paso ligero, cuando una voz retumbó a mis espaldas.

-¿Adónde crees que vas?-.

Me giré y vi ante mí al mismo hombre de la otra vez, lanzándome su ya familiar mirada fulminante.

-No es asunto tuyo-le respondó, y seguí avanzando.
Pero el tío no iba a darse por vencido tan fácilmente; me agarró la muñeca dándome jaletones, y yo forcejeaba para soltarme. La farola de al lado tintineaba.

-Cuéntame todo lo que sepas del director de F.A.B.L.E.- me ordenó, apuntándome con su espada a mi garganta.
-No sé nada, ¡déjame!- presa del pánico, miraba desesperadamente a mi alrededor, cuando de repente la farola que tenía al lado se apagó, y el tío retiró su mano de mi piel dando un alarido.

-¿Qué ha sido eso?-me preguntó frotándose la mano.
-¿El qué? Se habrá fundido la farola-.
Pero el tío me enseñó la mano con la que me había agarrado, estaba al rojo vivo.

Me quedé asombrada, con la boca abierta mirando de par en par aquella mano.

-No te vas a librar fácilmente de ésta, te tendré vigilada...- acto seguido se marchó.

Después de ese incidente, di media vuelta. Mis ganas de llegar a la academia habían desaparecido, y en lugar de eso sentí un gran deseo de estar en mi habitación, pensando en lo que le había hecho a aquel tío. Así que fui a paso ligero a casa, deseando que mis piernas pesasen menos.

"F.A.B.L.E. sólo escoge a gente especial..."

_________________
Y ahora todo está fuera de control.

Volver arriba Ir abajo
Gatsu
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Edad : 27
Localización : El mundo

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Mar Abr 19, 2011 3:00 pm

Habían pasado dos años desde el incidente con el espadachín. Las cosas habían cambiado bastante. Ya había aprendido a manejar los 4 elementos, y también poseía el cinturón negro en los 18 caminos del Sipalki-do(http://es.wikipedia.org/wiki/Sipalki-do). Otra noticia, aunque no tan interesante, fue el origen de la espada que llevaba. El material del que estaba hecho, era de un meteorito que cayó en la zona del desierto del Gobi. Casualmente estaba de misión en la zona con mi equipo y nos lo encontramos. el meteorito era tan duro como el titanio, y tan ligero como el, pero con una peculiaridad. Cuando me acerqué a el con la intención de investigarlo, sin querer se me cayó el mechero mientras lo iluminaba, y la llama toco el meteorito. Instantáneamente el pedrusco se envolvió en llamas. Eso me hizo pensar en los otros 3 elementos, y ocurría lo mismo. Ese material canalizaba mi poder para el combate cuerpo a cuerpo o para lanzar cortes elementales, por lo que decidí hacerme una espada, y gracias a mi control de la tierra, le di forma al material y me creé la espada. Decidí darle un nombre, entre otras cosas, porque me parecía más épico. La llamé Sonne, que significa en alemán Sol. Además de la espada, también llevaba una pequeña daga en la espalda por si la situación lo requería. Además, y cambiando de tema, Yoshi y yo vivíamos ahora solos. Albert desapareció el primer fin de semana que se fue a ver a sus padres. Nadie sabía nada de el. Cada vez que le pregunto a Drake, su cara se endurece como cuando se enfada, pero sus ojos le delatan, pues parecen tristes, aunque no se porque. Y la última noticia, es que había conocido a alguien. Se llamaba Suri. Era morena, de pelo largo aunque siempre lo llevaba en coleta, ojos azules, y un poder muy peculiar. Podía absorber y traspasar de cualquier cosa que guardara conocimiento, ya fuera una persona, animal, o un libro, el contenido que almacenaba en su interior, por lo que era muy útil para las interrogaciones y para descubrir detalles que a otros se nos pasaba por alto. La conocí cuando nos presentamos todo el equipo (nos llamaban el Asgard). Éramos cuatro. Estaba Gave, que tenía el poder de ligar su conciencia y sus sentidos a los animales, Tom, que podía transformarse en cualquier persona, Suri y yo. Nos pusimos nombres en clave para las misiones, para evitar que el enemigo descubriera nuestra verdadera identidad. Gave era Hawk, Tom era Thespian, Suri era Hope, y yo era Might.

Estábamos en una misión, en las montañas de Rumania, buscando una base terrorista. Después de caminar durante horas desde el pueblo más cercano, llegamos a un imponente castillo, y que al parecer, no estaba habitado. Pero las cosas no siempre son lo que parecen.




Nota: Perdón por tardar tanto, pero no tenía ordenador y entre los exámenes y otras cosas tampoco podía escribir.

Esta sería la espada, que llevo colgada en la cintura:
Spoiler:
 
Y asi sería yo después de los dos años:
Spoiler:
 

_________________
No hay dolor. No hay remordimiento. Solo ira, sangre y muerte.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://foroxxxx.foroactivo.com.es
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Mar Abr 19, 2011 11:48 pm

- "El Umi Resha acaba de llegar a su destino, la isla judicial: Enies Lobby. Esperamos que hayan tenido un viaje agradable"- dijo una voz que se escucho por todo el tren.
Abri los ojos, que hasta ahora había tenido cerrados, y vi como Lucci se levantaba y se dirigía hacía la puerta del vagón. Le imite inmediatamente. Al salir del tren no pude evitar sorprenderme al visualizar la isla.
Spoiler:
 
Era la segunda vez que pisaba aquella isla, pues la primera fue hace 2 años. Al igual que la vez anterior recorri junto a Lucci toda la isla hasta llegar al Palacio de la Justicia, que era la torre mas alta de la isla. Una vez dentro, nos dirigimos hacía el despacho del líder del CP9, donde ya nos estaban esperando el resto miembros. Apenas me acordaba de ellos, a decir verdad, solo los había visto una vez y no tuve mucho tiempo para hablar con ellos, pues en cuanto Lucci anunció que se iba ausentar durante un tiempo para entrenarme nos marchamos de allí.
Spoiler:
 
Spoiler:
 
Spoiler:
 
- Ha pasado mucho tiempo, Lucci.- saludo Spandam, el líder del CP9, sonriendo cuando entramos por la puerta.
Lucci y yo nos sentamos cada uno en una silla que había vacía en la habitación junto al resto del grupo. Spandam, quien estaba enfrente de nosotros tras su mesa, recorrió con la vista a cada de los miembros y finalmente comenzó a hablar:
- Han pasado dos largos años desde la última vez que los 9 miembros del CP9 estuvimos reunidos.- dijo como mini discurso inicial- Estoy seguro que en estos años cada de vosotros se ha hecho mas fuerte, así que lo primero que vamos a hacer es comprobar lo fuertes que os habéis vuelto. Fukuro, puedes proceder.
De pronto todos se levantaron, por lo que los imite casi al instante. Una vez estabamos todos de pie, el tipo de pelo verde que en mi opinión parecía un balón gigante comenzó a lanzarse contra cada de los miembros. Uno a uno, los miembros del CP9 fueron golpeando a Fukuro con todas sus fuerzas y pasándoselo de uno a otro, como si de un balón se tratara, el último en golpearlo fue Kaku, quien los mando hacía mi. No sabia que hacer, no entendía que signaficaba aquello. ¿Por qué golpeaban a uno de los suyos?
- ¡Golpea lo con todas tus fuerzas!- me ordeno Lucci.
Seguía sin entenderlo pero todos lo habían hecho, y por mi parte confiaba en Lucci, si me decía que lo hiciera debía de haber alguna razón. Le di una patada en la cara con todas mis fuerzas, tal y como me había dicho Lucci. Fukuro salio volando directo a la pared. Aunque se levanto al instante como si nada, después de recibir todos esos golpes. Se acerco hasta la mesa de Spandam cogió un papel y un boli y comenzó a escribir. Al acabar se lo dio a Spandam, quien lo miro con curiosidad.
- Oooh.- dijo en tono de sorpresa tras ver el papel- No esta nada mal.
Nos la fue pasando uno a uno para que lo viéramos, cuando llego a mi, vi una lista con nuestros nombres y un número al lado de cada uno.
Spoiler:
 
Esa lista representaba el orden de fuerza de todos nosotros aunque no entendía como Fukuro había llegado a hacer semejante ranking, con solo haber recibido un golpe de cada uno. Cuando Spandam se disponía a hablar de nuevo, el teléfono sonó de repente.
- ¿Quien se atreve a interrumpirme?- chillo cuando descolgó el teléfono- Yo llamaré en cuanto pueda.- dijo, y después lo colgo con furia- Maldita sea, mira que interrumpir esta reunión, ahora que me disponía a empezar con lo que verdaderamente era interesante y el verdadero motivo de esta reunión. Bueno, podéis ir a vuestras habitaciones a descansar. Os haré llamar mas tarde para continuar.
Todos fuimos saliendo en silencio del despacho, mientras Spandam volvía a coger el teléfono.
- Oye Lucci.- dije acercándome a él- Me gustaría saber una cosa...
- Es sobre el ranking, ¿verdad?- me interrumpió casi de inmediato- Fukuro tiene el poder de analizar.
- ¿Analizar?- repetí sin entender.
- Si, veras, si alguien le golpea, es capaz de analizar su fuerza de combate y el tipo de habilidades que posee dicha persona.- me explico Lucci.
- Ya veo.- dije tras su explicación.
Tras mantener aquellas palabras con Lucci, entre en mi habitación. Me sorprendió verla, era mucho mas grande que la yo recordaba de F.A.B.L.E. y tenía de todo. Me tumbe en la cama, y me sentí realmente cómodo. A decir verdad hacía mucho tiempo que no estaba tan cómodo en una cama, ya que durante estos 2 años, Rob Lucci me había tenido durmiendo en el suelo del bosque o de una cueva, mientras él dormía en un pequeño futón con una almohada. Siempre alegaba que lo hacía así debido a que eso me ayudaría en mi entrenamiento. Y aunque era cierto que sus métodos de entrenamiento habían sido muy duros, éstos habían dado resultado, pues parecía que yo era el 3º mas fuerte del CP9.
Volver arriba Ir abajo
David_Uzumaki

avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Localización : en mi cama

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Lun Mayo 02, 2011 12:44 pm

Habian pasado 2 años de el incidente.Me fui a hablar con mis padres y me confirmaron lo que me dijo Bellamy.Tras la derrota con el espadachin decidi alejarme para entrenar.No sabia nada de mis amigos excepto de miriam que era la que em informaba de lo que pasaba.Ya dominaba el teletransporte a la perfeccion.El director de FABLE antes de que me marchara me dio videos y un libro de mi padre.Mi padre tenia un estilo de luchar con la katana diferente a los demas.Con las llamas de la voluntad los aplicaba a su katana y era flipante.Decidi en este entrenamiento aprender su estilo para cuando volviera derrotar a bellamy.Con una capa cubriendome caminaba tras las calles de FABLE.Decidi primero ir a visitar a Albert pero me dijeron miriam que se marcho y nadie sabe de el.Asi que me dirigi a hacia el director para que me metiera en un equipo.Caminando escuche un follon asi que em acerque.Vi a varios agentes cubriendo un asesinato.Al ver las victimas no podia creermelo.Era esa banda que luchaba contra FABLE pero faltaba alguien,la chica llamada Nuriko.Me di la vuelta y segui con mi destino.Llegue a la oficina del director y me dio un papel donde mañana debia reunirme con mi equipo.Tenian una plaza libre asi que yo la ocuparia.
Sali de alli y eche a andar a mi antigua casa ycaminando encontre aun chaval molestando a unos niños asi que me acerque

-No crees que eres demasiado mayorcito para meterte con los niños?-le dije sin mostrar mi rostro

-y tu quien eres panoli-me dijo sacando 2 cuchillas(estilo asuma)-quieres pelea?

La gente empezaba a juntarse viendonos.me molestaba queria pasar desapercibido hoy asi que suspire mirando al chico
Las cuchillas del chico brillaban de un color azul y corrio hacia mi.Me teletransporte al lado suyo y cogi su brazo izquierdo
con mi mano derecha inmobilizandolo.Con la mano libre cogi la otra.El chaval se revolvia un rato asta k se canso.


Volver arriba Ir abajo
TinieblasTenebrosas
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 26
Localización : Tomobiki

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Miér Mayo 04, 2011 7:52 pm

- ¡Que tu instinto sepa qué tienes que hacer!-
El profesor me gritaba, pues me habían vuelto a coger las llamas y una de mis rodillas ardía. La apagué dándole manotazos.
-Sabes de sobra que puedes hacerlo, ¿por qué no lo haces?- me reprochó.
-Lo siento, no estaba concentrada- me disculpé.
-Pues deja de soñar y aterriza de una vez. Allá va-

Pulsó el pequeño encendedor que tenía en la mano y un látigo de fuego volvió a emprender de él. El profesor, con mirada furibunda, se abalanzó sobre mí. Asenté la cabeza y le finté. Él se giró y me lanzó un latigazo con el que destruyó una horda de colchonetas, pues yo lo había esquivado. Pero el profesor no se daba fácilmente por vencido, realizó un ataque horizontal que me obligó a saltar, posteriormente me lanzó una onda irregular de fuego que llenó toda la sala. Yo me impulsé y salté hacia la pared, de allí al centro de la sala donde se encontraba el profesor, que era el único sitio que estaba fuera de llamas. Volvió a estirar el látigo y yo no tuve más remedio que saltar arriba y quedarme colgada de una lámpara. Volvió a atizar y la lámpara se resquebrajó, con lo que cayó al suelo. Salté hacia atrás y aterricé en el suelo, lista para defenderme de otro ataque.

-Vas mejorando, pero no te hagas ilusiones. Necesitas entrenar más aún, puedes hacerlo mejor- me soltó al terminar aquella agotadora sesión.
-Vale, lo intentaré-

Lo que era el arte del trueno, ya lo dominaba bastante bien. Podía dejar inconsciente a cualquier persona que yo quisiese. Por ello es que ahora se empeñaban en que me intensificara en el entrenamiento físico, sobre todo debía adquirir potencial en las piernas.
Aún no había realizado ninguna misión, aunque faltaba poco para la fecha. Para realizar una misión, debían encomendarme en algún grupo, con el que iría a las misiones y las realizaría. Aún no me habían comunicado en qué grupo estaba, pero eso era lo de menos. Lo que ahora yo quería era mejorar, aunque mi cabeza dejase de estar en su sitio.

Empecé a caminar hacia casa, pero un pelotón de gente me detuvo. En el centro se encontraba David, agarrando por el cuello a otro. Ya lo había visto meterse en demasiados embrollos como para saber que saldría de ésta de nuevo, así que esperé a que decidiese volver a casa para preguntarle qué había pasado por el camino.

_________________
Y ahora todo está fuera de control.

Volver arriba Ir abajo
Gatsu
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Edad : 27
Localización : El mundo

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Sáb Mayo 21, 2011 1:26 pm

- Hawk, ¿qué has visto? - le pregunté a Gave -. ¿Has localizado la base?
- He visto unos cuantos hombre cogiendo una especia de barriles de acero, y los estan metiendo en el castillo.
- Hope averigua que eran esos barriles - le dije a Suri, que se acercó a Gave y le toco la frente.
- Parece ser que lo que están guardando en el castillo es suficiente nitroglicerina para destrozar la montaña entera. ¿Qué hacemos Might? - me dijo Suri.
- Pásanos la información a Thespian y a mi - le dije mientras nos tocaba en la frente a Thespian y a mi.
- Might, a la derecha de la torre del homenaje, en la muralla este, esta el guardia más alejado. - me dijo Tom, señalandolo en el plano del castillo que dibujo Suri la primera vez que Gave lo exploro con su águila.
- Es verdad - aseguré -. Bien, ahora debemos organizarnos. Yo y Thespian iremos al castillo. Mientras, vosotros mediante los pinganillos nos avisareís por si vienen refuerzos o algo para cancelar la operación si es necesario. ¿Entendido? - dije a la vez que afirmaron todos con la cabeza -. Pues vamos al lío.

La cueva en la que nos encontrabamos estaba en la montaña de enfrente del castillo, por lo que no se podía llegar andando a nuestro destino. Cogí a Thespian y salté al vació. Con mi control del aire volamos hasta la ladera donde se encontraba el castillo, y con mi control de la tierra, abrí un pequeño túnel en la roca.

- Vamos - dije mientras abría más el túnel.

Subimos un pocó más hacia el castillo, pues nos encontrabamos bastante abajo, y me paré justo antes de alcanzar el suelo del mismo.

- Nos encontramos debajo del guardia. ¿Listo? - le dije a Tom, que me asintió con la cabeza.

De golpe, abrí el suelo que se encontraba a nuestros pies, y el guardia, sorprendido, cayó con nosotros, mientras ágilmente lo volvía a cerrar. Tom noqueó al guardia, y le tocó. Se transformo en el guardia, y rápidamente se cambió de ropa.

- Suerte - le dije mientras volvía a abrir el suelo y le ayudaba a subir - Cuando acabes, avísame y salgo.

Y dicho eso, cerré el suelo. Por si acaso, até de pies y manos al guardia.



NOTA: Pido perdón por segunda vez. Ya he acabado los examenes, y solo me queda Selectividad. Así que, a no ser que pase algo más, escribiré más rápidamente en el rol.

_________________
No hay dolor. No hay remordimiento. Solo ira, sangre y muerte.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://foroxxxx.foroactivo.com.es
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Lun Mayo 23, 2011 4:18 pm

Por segunda vez en el mismo día, todos estábamos reunidos en el despacho de Spandam, el cual después de realizar aquella llamada parecía enfadado. Antes de empezar a hablar, saco algo de un cajón del escritorio y nos lo mostró a todos. Eran unos planos, aunque no sabía de que, pero me recordaban a los que llevaba en la mano Rob Lucci el día que lo conoci.
- ¿Puedes explicarme que es esto, Lucci?- pregunto Spandam.
- Unos planos.- respondió tranquilamente.
- Hace 7 años te encargue que te infiltraras en F.A.B.L.E y encontraras a un carpintero llamado Iceburg, el cual posee los planos del arma Pluton.- explico Spandam alterándose cada vez mas- Y hace 2 años me trajiste estos planos.
- Esos son los planos que tenía Iceburg.- respondió Lucci.
- ¡Estos planos son falsos!- grito Spandam- Maldita sea, ¿por qué volviste sin haber completado tu misión?
- Mi misión,- dijo Lucci sin levantar su tono de voz por encima de lo normal, pero mirando con odio a Spandam- era traer los planos que tenia Iceburg, en ningún momento se me pidió que comprobará que ésos fueran los auténticos planos de Pluton.
Spandam estaba realmente enfadado ante la respuesta de Lucci.
- Discutir eso no nos llevará a ningún lado.- dijo finalmente Califa, antes de que Spandam dijera algo mas.
- Es verdad.- dijo Spandam relajándose- Ahora nuestra situación vuelve a ser la misma de hace 7 años. Tenemos que conseguir los auténticos planos de Pluton. ¡Albert, Kaku, Califa! Esta vez os encargareis vosotros. Los tres sois los mas jóvenes del CP9, sera interesante ver si sois capaces de llevar a cabo esta misión. Hacer lo que tengáis que hacer, pero quiero que me traigáis los verdaderos planos de Pluton, que esconde ese tal Iceburg. Podéis marcharos.
Todos nos marchamos del despacho, dejando a Spandam haciendo llamadas de nuevo. Me marche a mi habitación para preparar algunas cosas para esta misión, si Iceburg esta F.A.B.L.E, eso significaba que debería volver allí.
- Sera mejor que partamos cuanto antes.- dijo una persona al entrar en mi habitación.
Me gire y vi a Kaku sonriendo.
- Tu ya has estado en F.A.B.L.E, ¿verdad?- dijo- Nos será fácil entrar.
- ¿Eso crees?- dije.
- ¿No te entiendo?- dijo confuso- Es igual, voy a prepararme nos veremos en el Umi Resha dentro de media hora. Hasta luego.
Kaku se marcho de la habitación, tras eso me tumbe en la cama y me puse a pensar en como demonios podría volver a entrar en F.A.B.L.E.
Volver arriba Ir abajo
TinieblasTenebrosas
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 26
Localización : Tomobiki

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Dom Jun 26, 2011 11:13 am

Sin embargo, pude ver cómo, cuando David soltaba a aquel individuo, se largaba por los tejados de los albergues cercanos. Con un suspiro, me encaminé a casa. Cuando llevaba ya medio camino andado, alguien me agarró del hombro.

-Hola, eres Miriam, ¿verdad?-susurró una voz.
Me giré y me encontré con una alta figura, musculosa, que sonreía enigmáticamente.
-Ehh... sí, claro-
-Pues que sepas que ya te han asignado un grupo para realizar misiones. Yo formo parte de él- y me tendió la mano para estrechársela.
Sin embargo, debido a los acontecimientos ocurridos en un pasado, había ya muy pocas cosas de las que me fiaba, así que no se la estreché.
-¿Puedes demostrarme eso?-
El chico me lanzó una mirada y comenzó a caer, pero una caida lenta... y se fundió en el suelo. Desapareció. Miré alrededor, buscando una mínima señal, pero nada. De pronto aparecieron unas grandes y finísimas agujas emergientes del suelo; si me hubiese encontrado en aquel terreno habría muerto sin duda. Pero, a partir de esas agujas, el chaval volvió a materializarse.
-Domino el hierro, y puedo jugar con él a las temperaturas que desee. Me enseñaron aquí a camuflarme en el suelo. También puedo mostrártelo con esta carta, léela en casa. Nos vemos- y, son una sonrisa de autosuficiencia, se largó, dejándome allí plantada con mirada de idiota.

Cuando recuperé la cordura, me avergoncé de haberme quedado ensimismada, y me fui a casa. Una vez dentro, me aseguré que todo estaba en orden y que estuviese sola. Y abrí la carta.

-Estimada Miriam M. T., le hacemos llegar la información de que usted ha sido incluida en un grupo que consta de 5 miembros, el cual tendrá el placer de conocer mañana, y con el cual entrenará siempre, realizando las misiones que gusten. Un cordial saludo.-

Bueno... nuevo grupo. Creo que me habría gustado más estar sola, aunque no estoy del todo segura. Era hora de una ducha, y de tirar a la cama. Aunque recordaba aquella sonrisa y el corazón se me encogía.

_________________
Y ahora todo está fuera de control.

Volver arriba Ir abajo
Gatsu
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Edad : 27
Localización : El mundo

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Dom Jul 10, 2011 10:35 pm

Había pasado mucho tiempo y Thespian aun no había avisado ni nada. Ya estaba impaciente. Me pusé a chasquear los dedos, haciendo que se encendiera una pequeña llama, y al volverlos a chasquear, se apagara. Así estuve hasta que anocheció. Una vez me aburrí, me quede pensando en como le diría a Suri que quería que se viniera a vivir conmigo. Ahora que Albert se había ido, Yoshi y yo estábamos solos. Aún no había encontrado la manera de decírselo. De la nada sonó un pisotón justo encima mia. Debía de ser Thespian. Abrí el tunel.

- ¿Por qué has tardado tanto? - le miré para confirmar su identidad, y vi que era el. Pero estaba raro - ¿Que te pasa?

Entonces, Thespian cayó sobre mí, muerto. Le habían disparado por la espalda. Enfadado, subí de un salto. Estaba rodeado de guardias armados. Me rodeé de una gruesa pared de roca, y empecé a cargar una onda expansiva de fuego, mientras la roca me defendía de los disparos que tenían intención de matarme. Una vez escuché silencio por parte de mis enemigos, bajé la pared de roca, y les ataqué con fuego. La onda expansiva, a parte de quemarles, les enviaba lejos. Les había derrotado. Pero aún quedaba gente dentro del castillo. Pero de golpe, recordé que había usado fuego en un castillo lleno de explosivos. Fue una suerte que no hubiera ninguno por allí cerca.

- Might, ¿Que ha pasado? - dijo Hawk, que acababa de aparecer.
- ¿Que haces aquí?
- Vi fuego a lo lejos y me temí lo peor, así que llamé a dos águilas y me trajeron hasta aquí.
- Bien. Aun queda gente en el castillo, y necesitaré tu ayuda. Vamos.
- Pagaran por lo que le han hecho a Thespian.

Mientras caminé pensé en como Hawk podía saber lo de Thespian, si no había visto su cadáver. Me dí lo más rápido posible la vuelta, pero fue demasiado tarde. Noté como algo me golpeaba la cabeza, y me dejaba inconsciente.

_________________
No hay dolor. No hay remordimiento. Solo ira, sangre y muerte.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://foroxxxx.foroactivo.com.es
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Miér Ago 31, 2011 11:21 pm

El Umi Resha esta a punto de partir
Tras ese anuncio se escucho un fuerte ruido y el tren se puso en marcha. Kaku, Califa y yo íbamos en el último vagón del tren, en el resto de vagones había algunos miembros de otros números del Cipher Pol.
- Tardaremos unos 20 minutos en llegar al Water Seven.- informo Califa- Una vez allí tendremos que pensar como infiltrarnos en F.A.B.L.E.
- ¿Alguna idea, Albert?- me pregunto Kaku.
- No.- respondí.
- Veo que el entrenamiento con Lucci ha hecho que se te pegue su frío carácter.- dijo sonriendo- Por cierto hay algo que quería preguntarte, ¿qué te ha pasado en el ojo derecho?- pregunto mientras señalaba el parche que tapaba mi ojo derecho.
- El entrenamiento con Lucci debe haber sido muy duro- dijo Califa.
- Asi es.- respondí, acomodándome en los lujosos asientos de nuestro vagón.

"Lucci y yo estabamos en una habitación enorme pelando. Aunque yo estaba agotado y jadeaba, él no paraba de atacarme con intención de matarme si me despistaba en cualquier momento. Había pasado un año desde que abandone F.A.B.L.E. para unirme al CP9 con intención de volverme mas fuerte. Tras esquivar uno de sus golpes intente darle un puñetazo en el estomago.
- Tekkai.- dijo Lucci antes de que le golpeara.
Cuando mi puño toco su piel me hice daño, pues fue como golpear una pared de hierro. Esa era una de las 6 técnicas del Rokushiki, técnicas que todos los miembros del CP9 sabían utilizar, menos yo. Tekkai consistía en endurecer el cuerpo hasta imitar la dureza del hierro. Rápidamente me aleje de él, antes de que me golpeara, y me cubrí el puño con mi otra mano pues aun me dolia.
- Soru.- dijo Lucci, desapareciendo de mi campo de visión, pues esa era una técnica con la que las piernas se mueven mas rápido de lo que puede apreciar el ojo humano.
- Rankyaku.- dijo la voz de Lucci a mi espalda.
Al girarme vi como un haz de viento afilado se dirigía directamente hacía mi, no me dio tiempo a esquivarlo por lo que recibí un corte en el pecho y caí al suelo. Me levante inmediatamente sacando fuerzas de donde no las tenía, pues aquel hombre no me iba a dejar descansar ni un segundo y si no me movía rápido podría llevarme otra herida aún mas grave. Antes de que terminara de levantarme, Lucci ya estaba al lado mía para asestarme otro golpe, conseguí esquivarlo e intente darle una patada baja, pero este salto esquivando fácilmente mi ataque. Como la habitación estaba hecha de metal, toque con mis dedos la superficie del suelo y le lance unos filos de hierro, que en el aire no debería ser capaz de esquivar, sin embargo me equivoque ya que gracias a otra técnica del Rokushiki esquivo el ataque impulsándose por el aire como si saltara. Esa técnica se llamaba Geppou. Tras esquivar todos mis ataques, Lucci se impuso hacía mi.
- Shigan.- dijo Lucci atacandome rápidamente.
Era una técnica ofensiva con la que se endurece tanto el dedo y se mueve a tanta velocidad que el ejecutor de esta técnica es capaz de penetrar la carne humana. La técnica me alcanzo el ojo derecho, provocando que cayera al suelo gritando de dolo y sangrando."


El sonido del tren y los avisos del piloto anunciando nuestra llegada a Water Seven me despertaron. Me levante y junto con mis dos compañeros baje del tren.

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
TinieblasTenebrosas
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 26
Localización : Tomobiki

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Sáb Sep 17, 2011 9:33 pm

A la mañana siguiente, desperté con el día nublado. Aquello no prometía nada bueno, y así era. Para empezar, ya llegaba tarde a la primera práctica con mi nuevo grupo. Me vestí rápidamente y salí embalada hacia la academia. Llegué a la puerta del aula encharcada en sudor, y la abrí.
-Al fin, cómo te gustan las sábanas- dijo alguien.
Era el chico de ayer, el que se derritió en el suelo. Me miraba sonriente. Hice una inspección rápida a los demás miembros. Había una chica bajita y delgada, con un vestido elegante puesto (estamos de boda? pensé), luego había otro chaval, de complexión bastante musculosa y rapado al cero, y a su lado un jovencito con una mirada espeluznante. Ya no había nadie más.
-Estoy aquí, Miriam. Ya va siendo hora de que empecemos, no?- musitó alguien a mis espaldas.
Me giré y estaba el profesor, un anciano de cabello largo y blanco, que portaba un cayado y nos sonreía con amabilidad. Me situé junto a los de mi grupo y empezamos la clase.
En primer lugar, el profesor, llamado Dang, nos hizo una pequeña introducción al trabajo en equipo. Los poderes opuestos nunca deberían combinarse, y poco a poco nos fijaríamos en el potencial de nuestros compañeros y en la resonancia que tendríamos todos.
-Os hemos elegido a vosotros para experimentar, ya que en este grupo hay una variedad bastante grande de magia, aunque no tan pronunciada. Con tiempo y empeño creo que podremos alcanzar las metas. Y que sepais que ya podreis empezar a realizar misiones, en cuanto querais. Todas ellas están en el tablón de anuncios y todas ellas deben ser comunicadas al secretario de la puerta de al lado del vestíbulo. Mientras tanto, comencemos la clase.
Tres horas desprendiendo chispitas por mi piel me tiré. Rose se llamaba la chiquilla, y su poder eran las espinas; las podía hacer aparecer en su cuerpo o en cualquier otro lado. También jugaba con las cepas. Planta. Oliver se llamaba el chico que se me presentó el día anterior, y desaparecía y aparecía a su antojo, nos bloqueaba en camino con sus muros de hierro y nos elevaba en plataformas. Eso sí, siempre con una sonrisa deslumbrante. Metal. Plei, el chico joven de pelo color arena y mirada penetrante, nos envolvía en una temible oscuridad, silenciosa y abrumadora, y nos quedábamos paralizados del horror. Siniestro. El de complexión musculosa, Kange, tenía una fuerza tremendísima, que de un golete que daba con los dedos hacía un agujero en la pared. Lucha. Y luego estaba yo. Rayo.

Al final de la clase, el profesor nos felicitó por el empeño que pusimos en esa sesión, y que mañana las volveríamos a dar. Acto seguido, se esfumó. Yo me despedí de mi grupo. Iba contenta porque, al fin y al cabo, tampoco estaba tan mal trabajar en grupo. Inesperadamente, Oliver me cerró el paso.
-Hey, me dejas pasar?- le insinué.
-Dónde vas?- me preguntó a su vez.
-A mi casa. Gracias.- dije, esquivándolo.
-Te importa si voy después a visitarte? Tengo algo importante que creo que deberías saber-
Me quedé quieta, pensativa.
-De acuerdo, pero no antes de las 5-

_________________
Y ahora todo está fuera de control.

Volver arriba Ir abajo
Gatsu
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Edad : 27
Localización : El mundo

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Sáb Oct 08, 2011 6:07 pm

Me desperté en una celda bastante extraña. Las paredes y los barrotes, estaban hechas de un material cristalino muy extraño de color verde. Me levanté, e intente utilizar mis poderes para escapar, pero por alguna razón no podía. Era como si me hubieran quitado mi poder. Al ver que no podía escapar de allí, de momento, me acerqué a las rejas, para intentar ver donde me encontraba. Lo único que veía era un pasillo enormemente largo, que parecía no tener fin. Me volví hacia una de las paredes de la celda, y me senté.

- ''No puedo usar mis poderes. No tengo mi espada. No se que coño ocurre. Solo espero que Suri esté bien'' - pensé, momentos antes de quedarme dormido.

Al rato me desperté por el sonido de una puerta abrirse. Alguien venía. Me levanté rápidamente, y me coloqué detrás de la pared, para evitar que me viera. Una vez vi una M16 saqué rápidamente el brazo por las rejas, agarré el cañon, y tiré hacia mi, hasta que vi la cabeza del guardia, y le di un puñetazo, dejándolo inconsciente. Cogí el arma, la examine, y me la puse a la espalda. También acerqué el cuerpo del guardia, y empecé a buscar en sus bolsillos. Encontré las llaves de la celda, dos granadas de fragmentación, y un cuchillo. Cogí las llaves y abrí la puerta. Metí al guardia dentro, y le cambie su ropa por la mía. Una vez ataviado como uno de los guardias, cerré la puerta y me fui a buscar a Suri y a Gave (Hawk), aunque por motivos distintos.

_________________
No hay dolor. No hay remordimiento. Solo ira, sangre y muerte.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://foroxxxx.foroactivo.com.es
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Miér Oct 12, 2011 2:21 pm

Water Seven una bonita ciudad, a la que se solía llamar "la Capital del Agua", y una sola mirada bastaba para darse cuenta del por qué la gente la llamaba así.
Spoiler:
 
Nos alojamos en uno de los hoteles que se encontraban en lo mas alto de la ciudad, cerca de las oficinas de la Galley-La, la mejor compañía de carpinteros que existía, pues todo el mundo reconocía que sus construcciones eran las mejores.
Antes de entrar en el hotel, escuche una conversación que llamo mi atención.
- ¿Entonces Iceburg no va a venir hoy? - preguntaba una señora a un hombre en la entrada a la Galley-La.
- No señora.- respondió este- Esta muy ocupado. Además esta noche será el Aqua Laguna, sería muy peligroso entrar o salir de la conforma vaya avanzando la tarde.
Escuche mi nombre un par de veces, y al mirar en la dirección en la que sonaba vi a Kaku llamándome para que entrará de una vez. Cogimos dos habitaciones, Kaku y yo compartiríamos una, mientras que Califa se había cogido una para ella sola. Al llegar a la habitación, me sorprendí al ver a una paloma picoteando la ventana, con un par de cartas atadas en una pata y llevando un tridente agarrado con ambas patas. Era Hattori, la paloma que Lucci siempre llevaba con él. Abri la ventana para que entrará, esta se poso en una cama para dejar el tridente y después extendió la pata que le cogiera las cartas. Una de ellas era del propio Lucci e iba dirigida a mi, y la otra era de Spandam y estaba dirigida a los tres que nos encontrábamos allí. Le pase a Kaku la carta de Spandam mientras yo leía la de Lucci. La carta no decía mucho, solo me recordaba un par de cosas que ya me había dicho Lucci en otra ocasión.
- Vaya hombre.- dijo Kaku al acabar de leer la carta- Será mejor avisar a Califa también sobre esto.
Salió de la habitación, y al instante volvió con Califa.
- ¿Qué ocurre?- pregunto ésta.
- Spandam, nos manda nuevas ordenes.- explico Kaku- Dice que aprovechando que estamos en la Capital del Agua, debemos acabar con una banda de malhechores llamada la Franky Family que se encuentra en esta isla.
- ¿Cómo? - dijo Califa al escuchar aquello- Eso deberían encargárselo a otras secciones del Cipher Pol menos importantes, no a la nuestra.
- Tienes razón.- continuo Kaku- Por eso dice que envía a un tal Wanze del CP7, para que nos "ayude".
- ¿Wanze del CP7?- repetí.
- ¿Le conoces?- me pregunto Kaku.
- Por desgracia.- dije- Ese imbécil mas que ayudarnos, nos va a dificultar las cosas.
- No le tienes mucho aprecio.- dijo Califa sonriendo.
Cuando quise darme cuenta, Hattori, la paloma, ya se había ido. Mientras nosotros salimos a la calle a buscar a esa tal Franky Family.
Volver arriba Ir abajo
TinieblasTenebrosas
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 26
Localización : Tomobiki

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Sáb Oct 22, 2011 7:32 pm

A las 5:01 ya estaba llamando a la puerta. Le hice entrar y pasar al salón:
-¿Quieres algo para beber?-le pregunté.
-Lo que usted me ponga, señora-me dijo con una amplia sonrisa.
Me volví para hacer un par de cafés, mientras pensaba en lo mucho que me irritaba aquella sonrisa. Pero también me calmaba. Pero me ponía de los nervios. Bah, mejor no pensar en eso.
Cuando volví, con los café en mano y una bandejita de dulces, le apremié para que empezase.
-Verás, yo habito a 5 minutos de tu casa, más cerca de la academia. Demasiado cerca, incluso. Y... bueno, por las noches no parece que las cosas allí vayan muy bien.-
-¿A qué te refieres? ¿Cosas raras?-me intrigué.
-Sí, algo así... resulta que todas las noches veo iluminarse la parte alta de la torre central, y escucho sonidos como cristales rotos... y gente peleándose... No pude evitarlo, llevaba aguantando esto varios meses, así que ayer me fusioné- me contó
-Vaya, ¿descubriste algo?-
-Sí, y no creo que sea de tu agrado. Pero debo contártelo, no deberías vivir en la ignorancia.-me dirigió una mirada suspicaz a la vez que suspiró.
-Cuéntame-
Bebió un sorbo de café y cogió una magdalena.
-Se habían reunido como 30 miembros de una especie de asamblea, lo cual nunca había oido, y eso que llevo viviendo aquí mucho más tiempo que tú. Entre ellos estaba el concejal de la academia, las demás personas no las conocía. Estaban todos de pie, reunidos. Y votando.
-¿Sobre qué votaban?-
-Buscaban a alguien en esta academia, alguien que estuviese indefenso, que no tuviera personas queridas aquí. El conserje les recomendó a tí, entonces.
-¿Cómo? ¿Que yo qué? ¿Y para qué me quieren?-pregunté angustiada.
-Lo que me resulta fatal es que te haya nombrado el conserje, cuando se supone que en esta academia todos pretendemos ayudar a los demás.-
-Sí, pero ¿para qué me quieren?-
-Quieren sacrificarte para poder liberar al dios oscuro, a aquel encerrado bajo una isla en hielo, hielo caliente. Quieren que tu sangre se derrame sobre ese ataud y liberar a Colo para que siembre el desastre en el mundo-

Se me debilitó el pulso sanguíneo y se me nubló la vista.

_________________
Y ahora todo está fuera de control.

Volver arriba Ir abajo
Gatsu
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Edad : 27
Localización : El mundo

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Sáb Dic 10, 2011 1:08 am

Disfrazado como uno de los guardias me fue muy fácil entrar en el resto de los complejos carceleros del castillo. Había tres plantas con dos pasillos llenos de celdas cada uno. cada planta tenía un número total de 20 celdas, es decir, 10 por pasillo. Yo estuve encerrado en la celda 5 de la tercera planta. Toda esa planta la investigué, pero no estaba Suri. Debía de encontrarla a ella primero antes de ir a por Gave. Fui hacia el ascensor con la intención de cogerlo, pero de repente se fue la luz. y se encendieron unas luces rojas acompañadas de un sonido de alarma. 'Me habrán descubierto', pensé. La duda se resolvió en cuanto una voz sonó por los altavoces, diciendo: ''Nos atacan, repito, nos atacan. Todos los soldados al patio principal''. Fue una suerte con la que no contaba. Debía de ir rápido a las otras dos plantas, y buscarla. Fui por las escaleras, y subí a la segunda planta (la cárcel era subterránea). Allí tampoco había nadie, pero me encontré con un hombre encerrado en el mismo tipo de celda que el mío. Me acerqué, he intenté interpretar mi papel de guardia.

- Tu, escoria. ¿Por qué estás aquí?
- A ti que coño te importa - me dijo envalentonado.
- Me importa la bala que te va a entrar entre ceja y ceja - dije con convicción mientras le miraba a los ojos. El tipo parecía que llevaba bastante tiempo allí. Era de pelo castaño, y tenía una barba poblada. Estaba delgado, pero se veía que antes había poseído una musculatura digna de admiración.
- Me han encerrado aquí por investigarles. Soy de F.A.B.L.E.

Lo que dijo en ese momento, me iluminó la mente. Cogí las llaves lo más rápido que pude, y le abrí la celda. El me miró impresionado.

- Yo también soy de F.A.B.L.E.. Necesito tu ayuda - le dije mientras el empezaba a sonreír.
- Jajajajajaja. No saben la que les va a caer. Pero lo primero es lo primero. Tenemos que ir al depósito para coger nuestras cosas.
- No. Tengo una compañera aquí. Tenemos que ir a por ella primero. Aprovecharemos que los guardias están defendiendo el castillo.
- Esta bien. Te sigo.

Juntos exploramos lo que quedaba de la segunda planta, sin encontrarla. Nos dirigimos a las escaleras, y vimos a un guardia.

- Sigueme el rollo - le dije pero sin motivo alguno pues se lanzó a por el guardia. En dos segundos, el guardia ya estaba en el suelo. No utilizo ningún arte marcial ni nada. Simplemente bajo la palma de la mano hacia el suelo, y el guardia cayó. Era como un jedi- Flipante. ¿Cuales son tus poderes?
- Controlo la fuerza de la gravedad.
- Interesante.

Subimos la escaleras, y llegamos a la primera planta. Exploramos las 20 celdas pero no encontramos nada excepto en la última. Era una celda igual que la que nos habñia estado reteniendo a nosotros, con esos barrotes hechos de mineral verde. Pero dentro encontré una pulsera. Era de Suri. La cogí y la examiné. Era una esclava de plata, con la fecha en la que nos conocimos, y nuestros nombres. Me la puse en la muñeca, y me giré para hablar con mi amigo.

- Ahora que lo pienso, no se como te llamas - le dije.
- Graves. ¿Y tu?
- Might. Vayamos al depósito. Necesitaremos nuestras cosas para lo que vamos a hacer.
- ¿El qué?
- Volar este sitio por los aires.

_________________
No hay dolor. No hay remordimiento. Solo ira, sangre y muerte.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://foroxxxx.foroactivo.com.es
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Vie Dic 16, 2011 1:56 pm

Caminaba por las calles de la ciudad buscando alguna pista sobre la banda a la que teniamos que atrapar. Caminaba
con la cabeza agachada pensando en mis cosas, cuando de pronto escuche algo delante mia. Alze la cabeza y vi a una
chica corriendo en mi dirección y a dos tipos detras de ella.
- ¡Detente maldita!- gritaba uno de ellos.
La chica paso al lado mio. Por su respiración, parecía que llevaba un rato corriendo y estaba agotada. Cuando los hombres
que la perseguían estubieron cerca de mi, golpee a uno de ellos dejandolo KO. Instantaneamente el otro se paro y me miro.
- ¡Madito! ¿Como te has atrevido?- dijo enfadado- ¿Es que no sabes quienes somos?
- Tampoco me importa mucho quienes seais.- dije con burla.
- ¡Somos de la Franky Family! - dijo atacandome- Lamentaras haberte enfrentado a nosotros.
- ¿Franky Family? - repeti para mi mismo.
Sonrei al escuchar aquello. El hombre me ataco con un puñetazo, que detube facilmente con mi mano, pues despues
de entrenar con Lucci, quien en todo momento me atacaba con intención de matar, aquello no era nada. Tras detener
su ataque le di una patada en la cara dejandolo fuera de combate también.
- Patetico...- murmure.
- E-Esto...- dijo una voz detrás mia.
Me gire y vi a la chica que se había acercado a mi. Me había olvidado completamente de ella tras escuchar que esos
dos hombres pertenecían a la Franky Family a la que buscaba.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
TinieblasTenebrosas
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 26
Localización : Tomobiki

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Mar Feb 28, 2012 10:09 pm

Cuando desperté tenía un trapo mojado en la frente. Oliver me observaba pensativo desde la ventana.
Y entonces recordé.
-No tengas miedo, no te va a pasar nada. Me encargaré de impedirlo-dijo.
Pero yo no estaba para fechorías. Me levanté y me bebí un vaso de leche.
-Vete a casa, no voy a cambiar mi horario por lo que me has contado. Dentro de 5 horas nos vemos en el entrenamiento-le dije
-¿Estás segura de que quieres que me vaya?-
-Obviamente. Chao- y lo eché de malas maneras.

Cogí un paquete de papas y me senté en el sofá. No sabía dónde estaba David, seguramente metido en pequeños lios. Ya vendría.
Y bueno... ¿qué podía hacer yo ahora? No quería que supiesen que sé lo de la asamblea. En el caso de que sea verdad, no cuentan con que yo lo sepa y puedo pillarles con la guardia baja. ¿O mejor irme a casa?¿Me dejarían? El fin de semana se acercaba, podía probar suerte.
O quizás fuese una mentira inventada por Oliver con ganas de asustarme... ¿De verdad llegaría a ese extremo de embustero? No parecía muy probable.

-Está bien. Pediré permiso para irme el fin de semana y no volveré aquí- me dije a mí misma.

_________________
Y ahora todo está fuera de control.

Volver arriba Ir abajo
Gatsu
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Edad : 27
Localización : El mundo

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Miér Mar 07, 2012 3:31 am

Llegamos al depósito donde se encontraba todo lo incautado por el grupo. Buscamos por los baúles, y en uno de ellos encontré mi armadura y mi espada. En otro, Graves encontró sus ropajes, que eran de un color plateado. Se trataba de una túnica sencilla, con cuello alto, tanto, que le tapaba media cara.

- ¿De qué material están hechas? - le pregunté mientras me quitaba el uniforme de guardia, y me colocaba la armadura.
- De titanio. Según parece, reacciona bastante bien a mis poderes.
- ¿Y no te resulta pesado?
- Joder chaval. Controlo la gravedad. Para mi esto es como ir desnudo. Jajajajajajaja.

Intentando no hacerme una imagen mental de Graves desnudo, desenvaine a Sonne, y nos marchamos para buscar la armería, y conseguir los explosivos. No había ningún guardia en el lugar. Todo gracias a ese ataque que había alertado a los guardias. No sabía el tiempo que tenía, a si que me debía darme prisa. Salimos del complejo carcelario del castillo, y llegamos a una especia de sala grande, que seguramente sería parte del castillo original, pues banderas y armaduras la decoraban.

- La armería debe de estar según nuestras investigaciones cerca de la torre del homenaje. Por aquí - dije mientras corríamos.
- Tu no vas a ningún lado Moisés - dijo una voz muy familiar, que me causo un sentimiento de odio. Al mirar hacia el origen de la voz, vi a Gave, agarrando por el cuello a Suri, y acompañado por un gran lobo negro.
- Suéltala Gave.
- Chaval, ¿puedes con él? - susurro Graves.
- Tranquilo, yo me encargo.
- Bien, yo voy a la armería - dijo mientras se marchaba.
- ¿A donde va tu amigo? - preguntó mi antiguo compañero.
- ¡QUE LA SUELTES!

En ese momento, Gave apretó fuertemente el cuello de Suri, partiéndolo. En ese momento, una furia incontrolable, mezclada con la tristeza de ver morir a mi amada, se hizo con mi cuerpo.

- No me ha gustado tu tono de voz. Tenías que recibir un castigo. Jajajajajajajajajaja - dijo riendo aquel cabrón - ¿No vas a decir nada?

El viento, arremolinado furiosamente a mi lado, me dio impulso, y golpee fuertemente su cara. Agarré la espada con el objetivo de atravesarle la garganta, pero giró hacia un lado rapidamente, y colocó una mano sobre el lobo. El lobo empezó a chillar de dolor, mientras se iba haciendo mas pequeño y enfermizo, hasta que se quedó en los huesos. Gave también empezó a gritar del dolor, mientras crecía en tamaño, y se iba transformando. Retrocedí un par de metros, hasta darme cuenta de lo que había pasado. Gave había absorbido la vitalidad del lobo, y se había fusionado con el, trasformándose en una enorme bestia negra. Ahora era un licántropo.

- Comienza la caza - dijo antes de comenzar a aullar.

_________________
No hay dolor. No hay remordimiento. Solo ira, sangre y muerte.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://foroxxxx.foroactivo.com.es
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: La Academia del Norte   Vie Mar 09, 2012 9:54 pm

Observe a la chica un momento, y después me acerque hasta uno de los tipos que acababa de dejar KO, y le agarre por la camiseta y me lo lleve. Sin embargo, en cuanto empece a caminar, la chica volvió a llamar mi atención.
- E-Esto... es-espera -dijo con una voz tímida.
- ¿Qué quieres? - pregunte un poco de mala gana, dándome la vuelta.
- Gracias por ayudarme.- dijo tras haber estado cayada un rato tras mi pregunta.
- No hay de que.- dije mientras me daba la vuelta y seguía con mi camino.

Tras un rato de camino, llegue al hotel donde nos estábamos hospedando.
- ¿Qué es eso que traes, Albert? - me pregunto Kaku, cuando entre en la habitación.
- Un miembro de la Franky Family.- dije dejándolo en el suelo.
- Oh, has hecho un buen trabajo Albert, sha sha sha!! - dijo una voz detrás mía.
Al girarme vi a la persona que mas había odiado durante estos dos años de entrenamiento.
- La comida esta lista, sha sha sha!! - dijo ofreciéndome un plato de fideos.
- No pienso comerme eso ni loco. - dije estampando le el plato en la cara
- ¿Qué estas haciendo Albert? - dijo Califa acercándose a Wanze para ayudarle a levantarse.
- Os aconsejo no comer los fideos de Wanze.- dije y después me marche a mi cama, para no acabar matando a Wanze.
Volver arriba Ir abajo
 
La Academia del Norte
Volver arriba 
Página 5 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5
 Temas similares
-
» Academia Platense
» Academia Atlanta
» Academia Oporto
» Mañana: Portugal vs Corea del Norte ; Chile vs Suiza; España vs Honduras...Dejen sus resultados!!
» Academia Platense

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ForoxXxX :: Rol-
Cambiar a: