Foro creado debido a la destrucción del primero. Descansa en paz, Foro Focken.
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
Comparte | 
 

 New History

Ir abajo 
AutorMensaje
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: New History   Jue Sep 08, 2011 7:41 pm

1 – EL CHICO SIN RECUERDOS
Unos hombres caminaban por las calles de una ciudad desierta. En sus brazos llevaban unos enormes sacos llenos hasta arriba.
– Esta vez hemos conseguido muchas provisiones, y dinero.- se reía uno de los hombres mientras caminaba.
– Si, fue una gran idea establecernos en esta ciudad abandonada.- dijo el compañero- La gente no espera que nadie se cruce en su camino
mientras recorren las calles, así resulta mas fácil pillarlos por sorpresa.
Tras un rato caminando, los hombres llegaron al edificio que estaba en mejor estado de la zona, dicho edificio era el escondite de una banda de ladrones a la cual pertenecían. Al entrar en el edificio se llevaron una sorpresa, todos los miembros de la banda estaban tirados por el suelo de la habitación principal, y en un sillón en el centro de la sala había un solo hombre sentado portando en cada mano una tonfa.
– Vaya así que aún quedan algunas ratas por este lugar.- dijo el chico levantándose del sillón.
– ¿Quien demonios eres tu?- pregunto uno de los hombres soltando el saco y desenvainando una espada que tenia en la cintura.
– Eso no tiene importancia.- dijo el chico- Contestadme a una pregunta, ¿Donde esta el Rave? Os advierto de que vuestras vidas dependen de
vuestras respuestas.
– ¿De que estas hablando?
– No tenemos ni idea de lo que estas diciendo, pero vamos a hacerte pagar por lo que le has hecho a nuestros compañeros.
– Esa no me vale.- dijo el chico.
De pronto las dos tonfas del chico quedaron envueltas en una capa de luz morada.
– Voy a golpearos hasta la muerte.- dijo el chico sonriendo.
Spoiler:
 

Una chica acababa de salir de la única tienda de aparatos mágicos quehabía en la ciudad. La chica llamada Lucy, iba susurrando en voz baja, mientras avanzaba por la calle.
– Es que este cuerpo que tengo solo consigue una rebaja de 1000 joyas.- decía la chica para si misma.
Spoiler:
 
Sin darse cuenta la chica llego al puerto de la ciudad, y al mirar hacía la playa, vio en medio de la arena a un chico tirado en el suelo. La chica se acerco a él pensando que tal vez necesitara ayuda. Cuando se acerco a él, vio que el chico estaba totalmente empapado lo que indicaba que el mar le había arrastrado hasta la orilla.
Spoiler:
 
– Oye, ¿estas bien?- decía la chica mientras le daba algunos golpes en la mejilla- ¿Puedes escucharme?
El chico no reaccionaba de ninguna manera y seguía tirado en la arena de la playa.
– Tal vez halla tragado agua, tendré que hacerle la respiración boca a boca.- dijo mientras se sonrojaba- Pero eso sería como un beso, y yo
nunca he besado a un chico.
Miro a su alrededor, pero no había nadie por los alrededores. La chica cogió aire y acerco su cara a la del chico, con intención de hacer el boca a boca. Sin embargo cuando estaba a escasos centímetros, los ojos del chico se abrieron de repente.
– ¿Quien eres?- pregunto el chico.
Lucy se sonrojo por completo y se aparto rápidamente del chico.
– No pienses cosas extrañas, simplemente te vi ahí tirado y pensé que necesitabas ayuda.- decía la chica completamente roja.
– ¿Donde estoy?- pregunto el chico incorporándose y levantándose.
– Esta es la ciudad portuaria de Garage.- respondió la chica.
– ¿Y que hago yo aquí?- pregunto el chico.
– ¿Como voy a saberlo yo?- dijo la chica extrañada por la pregunta.
– Es igual.- dijo el chico sonriendo- Ya me acordare.
El chico empezó a caminar, bajo la mirada de Lucy que estaba confundida. Sin embargo al segundo paso, el chico cayo de bruces contra el suelo.
– Oye, ¿que te ocurre?- pregunto la chica preocupada al ver el golpe que se acababa de dar aquel extraño chico.
– Tengo hambre.- dijo el chico.

Como aquel chico no tenia dinero, Lucy le invito a comer a un pequeño restaurante de la ciudad. En cuanto le pusieron la comida delante el chico comenzó a comer, como si nunca antes hubiera probado bocado. Lucy estaba alucinada al ver la forma en la que comía el chico.
– Por cierto aún no me he presentado, me llamo Lucy.- dijo la chica mientras el chico no paraba de comer- ¿Cual es tu nombre?
De pronto el chico paro de comer y se quedo callado un rato.
– ¿Mi... nombre?- repitió para si mismo, haciendo un esfuerzo para concentrarse- No lo se.
Aquella respuesta sorprendió aún mas a la chica, que pensaba que no había nada mas de aquel chico que pudiera sorprenderle.
– (Tampoco recordaba que estaba haciendo en esta isla, ¿tendrá amnesia?).- pensó Lucy recordando su primera conversación con aquel
chico- ¿Recuerdas haberte dado un golpe en la cabeza o algo?
– No.- respondió el chico- No consigo recordar nada de antes de despertarme en la playa.
Mientras los chicos hablaban, por la puerta entraron tres personas. Los tres hombres llevaban un traje morado, y llevaban un símbolo dibujado a la espalda de sus camisetas.
Spoiler:
 
– Pon nos un par de cervezas viejo.- dijo el que parecía el líder de los tres al camarero.
– Eh, Bora, mira allí.- dijo uno de ellos llamando la atención al que acababa de pedir mientras señalaba hacía la mesa donde estaba Lucy.
– Prestad atención y tal vez algún día podréis llevaros a alguna chica.- dijo riéndose mientras se acercaba a la mesa.
El chico misterioso seguía comiendo, pues había pedido tanta comida que la mesa estaba llena de platos, algunos vacíos y otros aún llenos. Lucy por el contrario solo había pedido una ensalada y hacía ya rato que se la había comido.
– Disculpe, señorita me preguntaba si tal vez le gustaría tomarse una copa conmigo.- dijo el hombre, apoyándose en la mesa ignorando al chico que estaba comiendo al otro lado.
Spoiler:
 
– Lamentándolo mucho, en estos momentos no tengo ganas de tomarme nada.- rechazo la chica amablemente.
A aquel hombre no le gusto ser rechazado de aquella manera, así que enfurecido dio un fuerte puñetazo en la mesa rompiéndola y tirando todos los platos al suelo.
– Maldita zorra, ¿quien...- comenzó a decir mientras acercaba su mano hacía la chica para agarrarla del pelo.
Sin embargo antes de que tocara un solo pelo de Lucy, el hombre se llevo un puñetazo, cayendo al suelo.
– ¡BORA!- gritaron los otros dos hombres acercándose a su compañero.
Lucy miro al que acababa de darle el puñetazo al hombre, y se sorprendió al ver al misterioso chico de pie completamente enfadado y con los puños cerrados.
– Tu...- dijo el chico completamente enfadado.
Bora se levanto sonriendo y llevándose la mano a la mandíbula donde le había golpeado el chico.
– Debe ser el novio de la chica, Bora.- dijo uno de los acompañantes.
– Ya veo, así que te has molestado cuando la he invitado a una copa.- dijo riéndose- De todas formas, ¿sabes con quien te estas metiendo chico? Nosotros pertenecemos a Zenom...
– Dejate de tonterías.- interrumpio el chico- ¿Como te atreves a tirar mi comida? Aún no había acabado.
Todos se quedaron sorprendidos ante el comentario del chico. Y los tres chicos se echaron a reír.
– Oye, mocoso, ¿no me digas que solo me has golpeado por tirar tu comida?- pregunto Bora, aún riendo.
– Así es.- respondió el chico- Estoy realmente enfadado.
– Lastima, deberías haber tenido un motivo mas serio para querer enfrentarte a mi.- dijo el hombre poniéndose en guardia- No me gusta
que me golpeen en la cara, así que preparate para morir.
El hombre fue a darle un puñetazo al chico, pero este lo esquivo, y le endiño otro en el mismo lado de antes.
– ¿No te gusta que te golpeen en la cara?- repitió el chico- Pues espera que te voy a dar unas cuantas.
El hombre comenzó a sangrar por el labio.
– ¡Maldito mocoso!- dijo Bora enfadado- Ahora verás.
Bora se remango la manga izquierda, dejando al descubierto un brazalete de plata brillante.
– ¿No me digas que piensas usar “eso”, Bora?- dijo uno de los acompañantes.
El brazalete del hombre empezó a brillar intensamente. Al instante siguiente cuando dejo de brillar, la piel del hombre había cambiado, ahora era de un gris brillante.
– Nunca nadie me había enfadado tanto.- dijo Bora- ¡Voy a matarte!
– Oye, ¿estas enfermo?- pregunto el chico- Te ha cambiado el color de la piel, deberías ir al médico.
– ¡No te burles de mi.- dijo el hombre dándole un puñetazo.
El puñetazo fue tan fuerte, que el chico salio volando hasta una mesa alejada. Debido al golpe al chico se le calló una cosa del bolsillo interior de la chaqueta. Aunque solo Lucy se dio cuenta de eso, recogiéndolo rápidamente antes de que alguien mas se diera cuenta. Era una carta, que la chica comenzó a leer por curiosidad.
– ¿De donde ha sacado tanta fuerza?- dijo el chico mientras se levantaba.
– Ese chico esta perdido.- comentaban los acompañantes- Bora esta usando su fullbring, “Manto de Hierro”.
– ¿Fullbring?- repitió el chico.
– Son objetos capaces de dar habilidades únicas al usuario que los utilice.- explico Bora- Ahora mismo mi piel es de hierro puro, esa es la
habilidad de mi “Manto de Hierro”. Si aprecias tu vida, deberías empezar a correr, chico.
– Yo nunca huyo.- dijo el chico haciendo crujir sus dedos.
– Entonces muere.- dijo Bora, lanzándose contra el chico.
El chico esquivo el golpe del hombre, e intentó contraatacar dándole un golpe desde abajo en la mandíbula. Sin embargo, el golpe no le hizo nada a Bora.
– ¡Duele, duele!- decía el chico mientras se soplaba los nudillos con los que había golpeado al hombre.
– ¿Es que no has escuchado nada?- dijo el hombre enfadado dándole otro puñetazo en la cara al muchacho, que volvió a salir volando.
Bora comenzó a caminar hasta el muchacho que estaba en el suelo, pero el dueño del restaurante se puso delante suya impidiendo que llegara hasta el chico.
– No puedo permitir que sigas destrozando mi local.- dijo el hombre- Vayase inmediatamente.
– Te atreves a interponerte en mi camino, en el camino de un miembro de Zenom.- dijo el hombre- ¿Sabes lo que eso significa, verdad viejo?
– Solo eres un miembro inferior no me das miedo.- dijo el hombre.
Bora golpeo al viejo, haciendo que se estrellara contra la barra del local.
– Viejo estúpido, tal vez sea un miembro inferior, pero aún así insectos como tú no pueden hacer nada contra mi.
– Maldito.- dijo el chico mientras volvía a incorporarse- Primero mi comida, y ahora golpeas al viejo que no te había hecho nada, no te lo
perdonare.
– ¿Qué no perdonaras?- dijo Bora sonriendo- Mirate, no estas en posición de decir cosas como esa.
Bora le lanzo otro puñetazo al chico. De repente el collar con forma de una pequeña espada, que el chico tenía en su cuello comenzó a brillar
exactamente igual que lo había hecho el brazalete del hombre. Cuando el brillo se apago, en las manos del chico apareció una gran espada, la cual el muchacho pudo usar justo a tiempo para bloquear el fuerte puñetazo de Bora.
Spoiler:
 
El hombre retrocedió sorprendido, mientras el chico se terminaba de levantar, ayudándose con la espada que ahora tenia en las manos.
– ¿Qué es eso? - pregunto el hombre- ¿Un fullbring?
– Así es.- dijo de pronto Lucy, que ya había terminado de leer la carta- “Diez Mandamientos, 1a Forma: Eisen Meteor”
El chico estaba totalmente sorprendido, miraba a la espada y luego a Lucy y viceversa, preguntándose cómo era posible que supiera algo como eso, dado que ni él mismo se acordaba.
– Es igual.- dijo Bora lanzándose de nuevo al ataque- Tengas o no un fullbring te matare.
Una vez más, el chico volvió a esquivar el golpe y contraataco rápidamente.
– Eres lento.- dijo mientras atacaba a la cintura del hombre.
Sin embargo, la espada reboto sin hacerle ni un rasguño.
– Y tu un estúpido.- dijo dándole una patada en el estomago- ¿Cuantas veces tengo que decirte que mi piel es como el hierro? No puedes
cortarme con una espada.
– ¡Albert!- grito Lucy para llamar la atención del chico- ¡Tienes que cortar el brazalete! Sin él, no podrá utilizar el efecto del fullbring.
El chico se quedo mirando a Lucy confundido por como acababa de llamarle. Lo que Bora intentó aprovechar para atacar al chico, pero este lo
esquivo hábilmente y después ataco justo al brazalete tal y como le había dicho Lucy.
– Eres mio.- dijo golpeando el objeto que cubría el antebrazo izquierdo de Bora.
El brazalete quedo completamente destruido, por lo que inmediatamente la piel del hombre volvió a la normalidad. Lo cual aprovecho, el chico para darle con la espada, como si fuera una sartén, y dejarle KO.
– ¿Y vosotros qué?- dijo apuntando a los otros dos compañeros de Bora con su espada.
– Sentimos los problemas causados.- dijeron al unisono- Ya nos marchamos.
Entre los dos cogieron al hombre inconsciente y se fueron rápidamente.
– Eres bastante fuerte.- dijo Lucy, acercándose al chico después de que se marcharan aquellos hombres.
– Oye, ¿por qué me llamaste antes “Albert”? - pregunto el chico- ¿Y como sabías el nombre del fullbring?
– Bueno, cuando te golpeo ese tipo, se te calló esto.- dijo entregándole la carta- Tenía curiosidad así que la leí, en ella viene escrito que el
colgante que llevabas era un fullbring, y su nombre. Y como estaba dirigida a alguien con ese nombre pensé que tal vez sería tu nombre.
El chico comenzó a leer la carta. Tal y como había dicho la chica, la carta iba dirigida a un tal Albert, y en ella hablaba sobre el colgante que el chico tenía en el cuello y sobre el fullbring que dicho objeto representaba. Cuando acabo de leerla, la arrugo y se la volvió a meter en el bolsillo.
– El que escribió esta carta me conoce.- dijo para sí- Así que solo tengo que encontrarle.
– ¡Espera!- dijo la chica, al ver que el chico se disponía a marcharse-No sabes quien ha escrito la carta, ni donde puede estar, ¿hacía donde vas
a dirigirte?
– Iré de ciudad en ciudad hasta encontrar algo que me sirva.- dijo el chico.
– No parece que tengas dinero.- dijo la chica- Y sin él como piensas comprar provisiones y todo eso. Morirías antes de llegar a la siguiente
ciudad.
– ¿A donde quieres llegar?- pregunto el chico confuso ante tanta preocupación por parte de la chica, ya que no se conocían de nada.
– Eres fuerte, ¿Qué te parecería ser mi guardaespaldas?- propuso la chica.
– ¿Guardaespaldas?- repitió el chico, aún confuso.
– Si.- dijo Lucy- Verás yo también estoy viajando, pero para una chica como yo, viajar sola es peligroso, ¿qué me dices? No pierdes nada, ya
que no tienes ningún sitio al que ir.
El chico se quedo pensándolo un momento.
– Esta bien.- accedió al final.

El muchacho de las tonfas, estaba de pie delante de los hombres a los que acababa de derrotar fácilmente. Al no quedar ningún oponente en pie, el chico guardo sus armas, y salio del edificio. Una vez fuera silbo como si estuviera llamando a un animal, y al poco tiempo y pequeño pájaro amarillo se poso en su mano.
Spoiler:
 
– Parece que tampoco esta aquí.- dijo mirando al pequeño animal.
Tras reposar un rato en los dedos del muchacho el pájaro comenzó a volar de nuevo.
- Tarde o temprano te encontrare, maestro del Rave.- dijo el chico siguiendo el camino que tomaba el pequeño pájaro que volaba por encima de su cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: New History   Jue Sep 15, 2011 11:15 am

2 – LOS MORADORES DE LAS ARENAS
Cuatro hombres estaban situados en lo alto de una gran duna, observando el amplio desierto. Todo parecía tranquilo, hasta que uno de ellos dijo de repente:
– Mirad, he encontrado algo.
Los demás que estaban mirando, que estaba mirando hacía otras direcciones se giraron. El hombre señalaba a dos chicos que caminaban por el
desierto, eran una chica rubia y el otro era un chico de pelo castaño, a la distancia a la que estaban no podía apreciar nada mas.
– Hace algún tiempo desde la última vez que alguien se interna en este desierto.- dijo otro de los hombres.
– Parece que esos idiotas no saben lo que pasa si se internan en este desierto.- dijo un tercero.
– Vamos a enseñárselo.- dijo el último poniéndose en pie, y dando un paso hacía ellos.
– ¡Esperad!- dijo el que les había alertado sobre los caminantes- Tenemos que avisar al jefe.
– ¿Por qué? No le necesitamos para esto. Le llevaremos todo lo que les robemos y estará contento.
– Idiota. Fíjate en la mujer.- dijo mientras le pasaba unos prismáticos- Ya sabes lo mujeriego que es el jefe.
– Pues no la haremos daño y la llevaremos con nosotros.- dijo tras echarle una vista a la chica con los prismáticos.
– ¿Es que no te enteras? Al jefe le gusta saber todo lo que pasa en el desierto. Si hacemos algo sin que lo sepa, se pondrá furioso.
– Yo iré a avisarle.- dijo otro hombre, para detener la discusión.
– Bien, nosotros seguiremos sus movimientos mientras tanto.- dijo mientras cogía los prismáticos de nuevo y observaba por ellos- No creo
que puedan cruzar el desierto entero en lo que queda de día, tendrán que parar.
Uno de los hombres se marcho a avisar al jefe de la banda, mientras los demás se preparaban para seguir a las personas que estaban atravesando el desierto.

Lucy caminaba despreocupada mirando un mapa, mientras que Albert caminaba detrás de ella, aunque mas lentamente debido a que tenía sed debido al calor que hacía. El chico se paro un momento para coger agua de su mochila. Sin embargo, antes de que sacara la cantimplora, Lucy se dio cuenta, y le dio un golpe en la cabeza.
– ¿Por qué has hecho eso?- pregunto el chico.
– Te dije que no podías estar continuamente bebiendo agua.- dijo la chica.
– Pero tengo sed.- recriminaba el chico.
– ¿Y que pasa si te gastas toda la agua que tenemos?- dijo la chica- Estamos en un desierto, tenemos que administrar bien el agua. Quitate
la mochila.
– ¿La vas a llevar tu?- pregunto extrañado.
La chica reviso todo lo que había en el interior, después la cerró y le puso un candado a la cremallera para que Albert no pudiera abrirla.
– Bien, ya te la puedes volver a poner.- dijo Lucy, mientras guardaba la llave.
Con mala cara el chico volvió a coger la mochila, y ambos prosiguieron el camino.

El hombre que había ido a avisar a su jefe sobre las dos personas que caminaban por el desierto, acababa de llegar a una casa, en medio del desierto. Entro sin pensarlo, después se dirigió a una habitación, llamo a la puerta y espero una respuesta.
– ¿Quien me molesta?- dijo una voz desde dentro de la habitación.
– Jefe, vengo a informaros de que hemos localizado a un par de personas cruzando el desierto...- comenzó a decir el hombre.
– ¡Ya sabéis lo que tenéis que hacer!- interrumpió la voz- Ahora dejame.
– Pero jefe, he venido para informale de que una de las personas es una chica muy guapa.
– ¿Una chica guapa, has dicho?- dijo la voz- En ese caso, traedmela, sin un rasguño. Al acompañante podéis matarlo, no me importa.
– Si, jefe.- dijo marchándose rápidamente.

El sol comenzaba a ponerse y cada vez resultaba mas difícil ver. Lucy se pego un pequeño susto al escuchar algo a su espalda. Sin embargo, cuando se giró vio a Albert en el suelo con la lengua fuera.
– No puedo mas.- se quejaba el chico- Necesito agua ya.
– Hay que ver.- dijo la chica- No tienes aguante.
– Di lo que quieras, pero si no bebo no puedo caminar mas.- dijo el chico.
– Esta bien, de todas formas ya se esta haciendo de noche, así que acamparemos aquí.- dijo la chica guardando el mapa, en la pequeña bolsa que ella llevaba.
Después saco una pequeña caja y la abrió.
– ¿A ver que número era?- dijo para sí mientras miraba el interior de la caja- Ya lo veo, la número 2.
La chica saco una pequeña cápsula, apretó el botón que tenia arriba y luego la soltó.
Spoiler:
 
La cápsula causo una pequeña explosión, y cuando se fue el humo que había surgido de la explosión, se pudo ver una casa. Albert se levanto de pronto alucinado por lo que acababa de ver.
– ¡Eres una bruja!- dijo el chico de pronto- Has hecho aparecer una casa de la nada.
– ¿Que tonterías estas diciendo?- dijo la chica- ¿Es que ni siquiera conoces las cápsulas hoi-poi?
– No me suenan de nada- decía el chico mientras observaba una cápsula que le estaba enseñando la chica.
– Las cápsulas hoi-poi sirven para guardar cosas, puedes guardar en ellas tanto una casa, como un vehículo o hasta un simple lápiz.- explico Lucy.
– Un momento, ¿si en esas cosas se puede guardar cualquier cosa, porque he tenido que cargar con esta mochila todo el camino?
– Porque no tengo ninguna cápsula vacía, y en ciudad Garage, de donde venimos, no vendían cápsulas.- respondió la chica.
Tras las explicaciones ambos entraron en la casa. Era una casa de dos pisos, con todo tipo de muebles y bastante amplia.
– Solo tiene un dormitorio, no te importa dormir en el sillón, ¿verdad?- dijo la chica.
– No hay problema.- respondió el chico.
– Bien, entonces me voy a dar un baño.- dijo la chica, mientras comenzaba a subir las escaleras.
– ¡Espera Lucy! - dijo el chico.
– ¿Que ocurre?
– Abre esto. - mostrándole el candado de la mochila- Dijiste que ya podía beber.
La chica saco la llave, y se la entrego. En seguida Albert abrió la mochila, saco la cantimplora y se puso a beber.

A unos metros de la casa, estaban los hombres que los habían estado siguiendo por el desierto. Al cabo de un rato, llego el cuarto hombre, que había ido a avisar a su jefe.
– El jefe dice que no le hagamos daño a la chica- informo al resto- Al chico podemos matarlo.
– Era de esperar que diría algo como eso.- dijo uno de los hombres.
– Bien, entraremos en cuanto se duerman.

Después de un largo baño, Lucy se puso el pijama, y cuando bajo de nuevo a la planta baja, se encontró con Albert tumbado en el sillón completamente dormido. La chica saco una manta de un cajón y se la hecho por encima. Después apago la luz, y se marcho al dormitorio en la planta de arriba. Cuando estaba en silencio, por la ventana entraron los hombres.
– Buscad por todos los cajones, cosas que nos puedan servir.- dijo uno de ellos- Tratad de no hacer ruido, yo voy a por la chica.
Los tres hombres restantes comenzaron a buscar por todos los lados de la casa. Uno de los hombres comenzó a mirar por los cajones, pero se detuvo cuando vio como una gran espada se posaba sobre su hombro amenazando con
cortarle la cabeza.
– ¿Quienes sois vosotros?- dijo Albert.
Antes de recibir una respuesta del hombre, Albert vio por espejo que había en la pared, encima del mueble donde estaba revolviendo el hombre, a otro de los hombres que iba a atacarle con una hoz. El chico lo esquivo apartándose del primer hombre al que había amenazado.
– No deberías haberte despertado.- dijo el tercero de ellos colocándose tras el chico- Habría sido mas cómodo matarte mientras dormías.
De repente se escucho un grito que venia del piso de arriba.
– ¡Lucy!- dijo el chico mientras corría hacía la escalera, ignorando a los otros tipos.
Cuando subió al piso de arriba se encontró con el último de los hombres que tenía a Lucy en sus brazos inconsciente.
– ¿Que le has hecho?- pregunto enfadado.
– Solo la he puesto a dormir.- dijo el hombre.
– ¡Maldito!- dijo el chico atacando al hombre.
El hombre salto por la ventana antes de que el ataque del chico le alcanzará. El chico se asomo, y vio como el hombre subía a una especie de moto y se marchaba. Rápidamente bajo a la planta y se encontró con los otros tres hombres, de los cuales se había olvidado.
– No tengo tiempo para vosotros.- dijo Albert.
Después de decir aquello, un golpe de aire impacto en su pecho sacándole por la puerta hacía el desierto.
– ¿Qué ha sido eso?- pregunto sorprendido.
Mientras se levantaba vio al tío de la hoz atacándole, lo consiguió esquivar por los pelos, aunque se llevo un corte en la mejilla. Albert fue a atacar, pero una cadena rodeo el brazo con el que agarraba su espada, y le impidió completar el ataque. El chico miro por encima de su hombro y vio a uno de los hombres sujetando una larga cadena, con la que le había inmovilizado. Albert se llevo un corte en el pecho.
– He dicho que no tengo tiempo para vosotros.- dijo agarrando la cadena
y tirando de ella.
Al hacer eso tiro del hombre que la agarraba, y después hizo que los hombres con los que estaba peleando se chocaran. Rápidamente intento ponerse a correr para seguir la huellas que había dejado el tipo que se había llevado a Lucy, pero se dio cuenta de que no podía moverse. Miro hacía sus pies y vio que estos se hundían poco a poco en la arena.
– ¿Arenas movedizas?- dijo el chico sorprendido.
El chico seguía hundiéndose poco a poco.
– Bien hecho, Rollan.- dijo uno de los hombres, al otro que tenía sus manos puestas en la arena.
– Vosotros le habéis mantenido distraído, eso me ha permitido terminar mi conjuro.
– ¿Eres un mago?- pregunto el chico mientras hacía esfuerzos por salir de las arenas.
– No tiene sentido que forcejees.- dijo el hombre- Cuanto mas lo hagas, mas rápido te hundirás.
Así era, en poco tiempo al chico le llegaba la arena hasta el pecho. Mientras seguía hundiéndose veía como los hombres terminaban de registrar la casa, y se llevaban todo lo que podían cargar. Una vez saqueada la casa, los tres hombres se marcharon.
Volver arriba Ir abajo
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: New History   Jue Sep 22, 2011 7:59 pm

3 – EL JEFE DE LOS MORADORES DEL DESIERTO

Cuando Lucy se despertó vio que estaba en la cama de una habitación muy diferente a la suya.
– ¿Donde estoy?- se pregunto la chica.
De pronto se acordó de lo que había sucedido.

Lucy estaba durmiendo tan tranquila, cuando de repente escucho unos ruidos de pasos abajo. La chica abrió los ojos y se levanto de la cama.
– ¿Por qué estará haciendo tanto ruido?- pregunto mientras se calzaba e iba hasta las escaleras.
Antes de que llegará vio a un hombre que acababa de subir.
– ¿Quien eres tu?- pregunto la chica al hombre.
– Ven conmigo sin montar un escandalo.- dijo el hombre acercándose a ella.
La chica corrió hasta la mesita de noche, donde había una especie de mango de algún tipo de arma.
– No des un paso mas, o lo lamentaras.- dijo la chica amenazándole con el objeto que acababa de coger.
El hombre comenzó a reírse, pero en cuanto vio como un filo de energía salía por el objeto que la chica sostenía.
Spoiler:
 
– ¿Un Fullbring?- dijo sorprendido el hombre.
– No soy tan indefensa como parezco.- dijo la chica.
El hombre sonrió y por un momento desapareció, apareciendo rápidamente detrás de ella.
– No eres la única con un Fullbring, tonta.- dijo el hombre golpeándola en la nuca- Sera mejor que estés dormida un rato mas.
La chica caía inconsciente, pero el hombre la cogió antes de que se golpeara contra el suelo.


Lucy se levanto de la cama, y fue hasta la puerta. Tal y como esperaba estaba cerrada con llave. Después fue hacía la ventana que había al otro lado de la habitación pero también estaba cerrada.
– Albert, ¿donde estás?- pensó la chica mientras volvía a sentarse en la cama.
Al cabo de un rato, por la puerta entro un hombre con un vestido rojo en sus manos.
– Ten, pontelo.- dijo el hombre tirando el vestido encima de la chica.
- ¿Por qué debería hacerlo?- pregunto la chica en tono desafiante.
- Al jefe, no le gustaría que cenarás con el en pijama.- dijo el hombre.
- ¿Jefe?- repitió la chica.
- Si, ya te esta esperando.- dijo el hombre- ¡Date prisa y cambiate!
- No esperaras que me desnude contigo aquí, ¿verdad?- dijo la chica.
- Esta bien, saldré fuera.- dijo el hombre- Cuando acabes toca la puerta y entrare de nuevo.
El hombre salió de la habitación, y Lucy pudo escuchar como volvía a cerrar la puerta con llave. La chica se quedo mirando el vestido mientras
pensaba una manera de escapar.
– ¡DEPRISA!- grito el hombre desde el otro lado, mientras golpeaba la puerta.
Lucy empezó a cambiarse, allí ya no podía hacer nada, tal vez si salia de la habitación encontraría alguna oportunidad.
Una vez cambiada, la chica toco la puerta, y en seguida escucho como la metían la llave y abrían la puerta.
– Bien, sigueme.- dijo el hombre.
Sin decir una palabra Lucy comenzó a caminar detrás de aquel hombre. Tras dar un par de pasos, la chica vio su oportunidad, y se marcho corriendo por un pasillo distinto al que había cogido el hombre. Sin embargo, no llego muy lejos cuando vio a otro hombre con una hoz en su mano.
– ¿Iba a algún lado, señorita?- pregunto el hombre con voz amable.
Lucy no sabía que hacer no tenia salida. De pronto como alguien la agarraba del pelo fuertemente.
– ¡Maldita niña!- dijo el hombre al que había estado siguiendo.
– Calmate, ya sabes lo que te haría el jefe si le pasa le haces un solo rasguño.- dijo el hombre de la hoz.
El hombre la agarro por la muñeca y se la llevo con él. Tras pasar un par de habitaciones, el hombre por fin se paro delante de una puerta. Antes de abrirla llamo mientras decía:
– Jefe, la chica ya esta lista.
– Que pase.- dijo una voz desde dentro.
El hombre abrió la puerta y empujo a dentro a la chica. Una vez dentro de la habitación y con su mano libre, Lucy le hecho un vistazo a la habitación, mientras se agarraba su muñeca con la otra mano, pues aquel hombre la había hecho daño. La habitación estaba en penumbra, solo iluminada por un par de velas que había encima de una mesa, con dos platos.
– Bienvenida.- dijo la voz de hombre desde el lado mas alejado de la mesa- Toma asiento, por favor.
La chica se sento y miro hacía su acompañante pero no conseguía verle la cara por la poca iluminación. Pese a las velas, el chico parecía estar mantenerse un poco alejado para que su cara no quedara a la vista.
– Espero que mis hombres no te hallan tratado con mucha dureza.- dijo al ver que la chica se estaba frotando la muñeca- Son unos cabeza-
hueca, pero hacen bien su trabajo, donde fallan es a la hora de tratar a una dama.
– ¿Trabajo?- repitió la chica.
– Me refiero a robar, eso lo hacen francamente bien.- dijo mientras señalaba a unas mochilas que estaban al lado de la ventana- Todo eso
es lo que consiguieron traerme de la casa en la que estabais tu y ese chico.
– ¿Te refieres a Albert?- dijo la chica- ¿Qué le has hecho a él?
– No me interesan los hombres.- dijo el chico- Así que les dije que podían matarlo.
– ¿¡Como!?- dijo la chica- No puede ser...
– No tiene sentido pensar en eso ahora, disfrutemos de una agradable velada.- dijo mientras destapaba un plato grande que había en el
centro de la mesa- Adelante puedes comer tanto como quieras.
De repente se escucho un fuerte ruido que venía desde otra habitación mas alejada.
– Esos idiotas, ¿que estarán haciendo ahora?- dijo el chico, levantándose y saliendo de la habitación.

Mientras tanto en la puerta principal, los cuatro hombres que habían acudido a robar la casa de la chica Lucy, estaban sorprendidos al ver al chico que la acompañaba a la chica, acababa de romper la puerta principal y blandía su espada delante de ellos.
– ¿Como es posible?- dijo el hombre llamado Rollan.
– Debería estar enterrado.- dijo el hombre de la cadena.
– Es igual.- dijo el que se había llevado a la chica- Acabemos con el ahora.
– ¿Donde esta Lucy?- pregunto el chico.
– Que mas te da, si vas a morir.- dijo el hombre de la hoz, mientras saltaba a por él.
El chico lo bloque con su espada.
– Se acabo chico.- dijo hombre que se había llevado a Lucy, apareciendo detrás de el con un cuchillo en la mano.
Antes de que atacará al chico, algo golpeo al hombre en la cabeza dejándolo inconsciente. El chico aprovecho la distracción de su rival, para
desarmarlo y después golpearle con la empuñadura de la espada dejándolo K.O.
– ¿Tiene un aliado?- pregunto Rollan al ver a dos de sus compañeros tirados en el suelo.
– Bien hecho, Happy.- dijo el chico mirando a su espalda a un pequeño gato que es sobrevolaba cerca suya.
– Aye.- dijo el gato.
– ¿¡Un gato que vuela y habla!?- dijeron los dos hombres que quedaban al mismo tiempo sorprendidos.
Spoiler:
 
– Se llama Happy.- dijo el chico- Y gracias a él, he pude salir de aquellas arenas movedizas.
– Es igual os aplastaremos a ti y tu extraño gato.- dijo el hombre de la cadena, agarrando con ella el brazo del chico.
– ¿Otra vez con lo mismo?- dijo el chico mirando su brazo atrapado en la cadena.
– ¡Fireball!- dijo el otro hombre mientras de sus manos salia una gran bola de fuego.
La bola se acercaba rápidamente al chico, pero gracias a Happy que lo agarro por el cuello de la chaqueta y se lo llevo volando, pudo esquivarlo.
– Gracias Happy.- dijo Albert mientras tiraba de la cadena.
Al hacer eso, la bola de fuego golpeo contra el hombre de la cadena.
– Solo queda uno.- dijo Albert volviendo a poner los pies en el suelo.
– ¿Qué es todo este alboroto?- dijo una voz que venía del pasillo.
A la habitación llego un chico.
– Jefe...- dijo el hombre.
– ¿Ese es el jefe?- dijo Albert sorprendido- Pero si es mas joven que los otros.
– ¡Albert!- dijo Lucy que acababa de llegar también hasta allí.
– Lucy, ¿estas bien?- pregunto al verla.
– Si.- respondió la chica.
– Vaya, así que tu eres el chico que estaba con ella, ¿eh?- dijo el jefe de la banda- ¿Qué significa esto, Rollan? Me habías dicho que habías
acabado con él.
– Eso creíamos, señor.- dijo Rollan- Pero parece que ese extraño gato le salvo.
– Sois unos idiotas.- dijo jefe- Yo me encargaré de él, llevate a eso tres de aquí.
– Si señor.
– Has cometido un error al venir aquí.- dijo el jefe- Deberías haber aprovechado esta segunda oportunidad que te dio el destino para
escapar, en lugar de venir aquí para morir.
– No voy a perder contra ti.- dijo Albert sonriendo.
– Muy seguro de ti mismo, ¿eh? Eso esta bien.- dijo el jefe- ¿Te importa si vamos fuera para pelear? No quiero destruir mi casa.
– Como quieras.
Ambos chicos salieron fuera. Una vez en el desierto, Albert se puso en guardia.
– ¿Ni siquiera vas a decirme tu nombre?- pregunto el jefe.
– Para que quieres saberlo.- dijo el chico.
– Me gusta saber el nombre de aquellos a los que me enfrento.- dijo el jefe- Empezare yo presentándome si no te importa. Me llamo Andrei, y
soy el líder de los moradores del desierto.
– Yo soy Albert, y no recuerdo nada más.- dijo el chico.
Andrei se quedo sorprendido al escuchar aquello. Sin embargo después soltó una pequeña risa.
- Comencemos.- dijo mientras cogía dos cartuchos de dinamita que llevaba guardados en una pequeña una riñonera a su espalda.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: New History   Jue Sep 29, 2011 10:53 pm

4 - ALBERT VS ANDREI
Ambos chicos se miraban fijamente, Albert se mantenía en guardia en espera de cualquier movimiento de su rival, mientras que Andrei tenia una sonrisa dibujada en su cara, mientras sostenía en cada una de sus manos, tres cartuchos de dinamita encendidos.
– ¿Comenzamos?- pregunto Andrei lanzando la dinamita que tenia en su mano izquierda.
Para esquivar las explosiones, Albert comenzó a correr hacía un lado, pero cuando alzo la vista, vio a Andrei delante suya preparado para lanzarle los otros tres cartuchos de dinamita que aún tenía.
– Es rápido.- pensó Albert al ver a Andrei delante suya.
– Huir no te servirá de nada.- dijo el chico lanzándole el resto de la dinamita.
Albert salto hacía atrás, consiguiendo esquivar las explosiones pero las ondas expansivas le empujaron aún mas hacía atrás, provocando que el chico perdiera el equilibrio. De pronto, Andrei apareció de nuevo ante él, y le asesto un puñetazo, pero Albert pudo esquivarlo, y después intento asestarle un mandoble con su espada, pero Andrei haciendo uso de una increíble agilidad se aparto de él antes de que le alcanzará el ataque.
– ¡Mini Bomb!- dijo el chico mientras se alejaba.
Albert se dio cuenta demasiado tarde de que estaba rodeado de pequeños cartuchos de dinamita, que estallaron rápidamente.
– ¡Albert! - grito Lucy al ver al chico caer, tras las explosiones a su alrededor.
– Dejo caer esas bombas, mientras le intentaba golpear con la otra mano.- comento Happy que sobrevolaba alrededor de Lucy.
Albert clavo su espada en el suelo para no caer al suelo. Una vez recuperado del ataque, se volvió a poner el guardia.
– ¿Quieres seguir peleando?- preguntó Andrei.
– No voy a perder.- dijo el chico.
– Como quieras.- dijo Andrei sonriendo y cogiendo mas dinamita.
Andrei volvió a lanzar todos los cartuchos de dinamita que tenía en la mano. En esta ocasión había lanzado tantos a la vez, que a Albert le iba a
resultar imposible esquivarlos. Sin embargo, antes de que los explosivos alcanzaran al chico, una especie de látigo de energía, los golpeo a todos, desviando su trayectoria. Tanto Andrei como Albert miraron de donde venía aquel látigo de energía
y vieron a Lucy sujetando el mango del látigo.
– Lucy, ¿eso es... - comenzo a decir Albert sorprendido.
– ... un Fullbring?- terminó Andrei igual de sorprendido.
– No te lo había dicho, pero yo también puedo realizar un Fullbring.- dijo la chica.
Tras la pequeña distracción, Andrei volvió a centrarse en el chico que tenía enfrente.
– Preferiría que no participaras en esto, Lucy.- dijo Andrei mientras cogía mas dinamita- No quiero que salgas herida.
– Ahorrate tus preocupaciones, playboy de pacotilla.- dijo la chica algo enfadada.
Una vez mas, el líder de los merodeadores de las arenas ataco a Albert ignorando el último comentario de la chica, pero de nuevo ésta volvió a golpear a la dinamita con su Fullbring, desviándolos de su trayectoria. Albert aprovecho
esto para acercarse hasta su rival, y atacarle con su espada. A Andrei le pillo aquello por sorpresa, por lo que se llevo un corte horizontal a la altura del pecho, Albert intento asestarle otro golpe pero Andrei esta vez fue capaz de esquivar y agarrar el brazo de Albert. Una vez agarrado, Andrei le dio una patada, sin soltarlo, después un puñetazo en la cara con la mano que tenía libre, y finalmente soltándolo, dio una vuelta y volvió a asestarle una patada en el estomago a Albert. Para sorpresa de Andrei, Albert volvía a levantarse una vez mas.
– ¿Por qué no te rindes ya?- pregunto el chico.
– Albert, ¿estas bien?- dijo Lucy acercándose al chico.
– He estado mejor.- dijo Albert.
– Es demasiado fuerte.- dijo Happy.
– Ya me he cansado de esto.- dijo Andrei poniendo una cara seria- ¡Morid! ¡Triple Bomb!
Andrei lanzo una gran cantidad de bombas al aire, haciendo imposible el desviarlas con el látigo de Lucy.
– Hay demasiadas.- dijo Lucy, mirando a la gran cantidad de dinamita que caían sobre ellos.
Albert empujo a Lucy para que no se viera afectada por las explosiones. Toda la dinamita exploto cerca de Albert y Happy que no se había apartado, creando una gran cantidad de humo.
– ¡Albert! ¡Gato! - grito Lucy
Cuando el humo se disipo, no había nadie en el lugar de las explosiones lo cual sorprendio a Andrei.
– ¿Donde se ha metido?- dijo el chico.
– ¡Aqui arriba!- dijo Albert atacando desde el aire- ¡Bravery!
Albert asesto un corte en diagonal en el pecho de Andrei, haciendo que este cayera al suelo derrotado.
– Lo conseguiste.- dijo Lucy- Pero, ¿como esquivaste la dinamita?
– Happy me cogió y me llevo por el aire.- dijo el chico señalando al gato.
– ¿Happy?- repitió la chica confusa- ¿Ese es el nombre del gato?
– Si.- respondio el chico- También me salvo de unas arenas movedizas, si no fuera por él, habría muerto dos veces.
Albert se estaba riendo, cuando por la puerta salió el hombre llamado Rollan.
– ¡Jefe!- dijo el hombre acercándose rápidamente hacía donde estaba tirado Andrei.
Con la ayuda de Rollan, Andrei consiguió levantarse.
– Maldito.- dijo el chico- Esta vez aceptaré mi derrota, pero recuerda esto, la próxima vez que nos encontremos, ¡acabaré contigo!
Rollan se llevo a su jefe dentro de la casa.
– Bien, eso significa que podemos irnos ya.- dijo Lucy.
– ¡Espera! Ellos aún tienen lo que nos robaron.- dijo Albert.
– No te preocupes por eso.- dijo la chica señalando un par de bolsas que estaban cerca de la entrada de la casa- Ya lo he cogido todo.
Lucy y Albert empezaron a caminar seguidos por Happy que sobrevolaba por encima de ellos.
– ¿El gato va a venir con nosotros?- pregunto la chica.
– ¿Por qué no? - dijo Albert cuando Happy se poso en su cabeza- Me ha salvado la vida.
– Aye.- dijo Happy.
– Pero tendrá un dueño o algo, ¿no?- dijo Lucy.
La cara de Happy se puso triste de repente.
– ¿Qué ocurre?- pregunto Albert.
– Tenía unos dueños, pero me abandonaron.- dijo Happy triste- Decían que los gatos normales ni hablaban ni volaban.
– Y tenían razón.- dijo Lucy casi en un susurro.
Albert la escucho y le hecho una mirada de reproche a la chica, que desvío la mirada.
– Decían que era un monstruo.- continuo Happy, que no había escuchado a Lucy.
– Vaya par de idiotas.- dijo Albert – No eres ningún monstruo. Además los gatos normales son aburridos, no hacen mas que comer y dormir, tu
eres mucho mejor que eso.
– ¿En serio?- pregunto Happy.
– Si, eres un gato muy especial.- dijo Lucy también para animarle- Ven con nosotros si no tienes ningún lugar al que volver.
– ¿De verdad?- pregunto Happy- ¿Lo decís en serio? ¿No vais a abandonarme?
– Por supuesto que no.- dijo Albert- ¡Somos amigos!
Con la compañía del gato parlanchín y volador Happy, Albert y Lucy continúan con su camino.
Volver arriba Ir abajo
Jeral

avatar

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 27

MensajeTema: Re: New History   Jue Oct 06, 2011 8:09 pm

5 – CIUDAD ENOTSU
Tras la pelea con Andrei, líder de los moradores de las arenas, Albert, Lucy volvieron a la casa, que la chica había sacado de una cápsula, acompañados por un nuevo compañero, el gato parlanchín y volador, Happy. Antes de volver a ponerse en marcha, decidieron descansar un par de horas en la casa. Durante ese descanso, Lucy se dio un baño, mientras Albert se echaba una siesta para recuperarse tras la pelea.
Una vez hubieron descansado lo suficiente, salieron de la casa. Lucy apretó un botón que había en la pared, y la casa volvió a su forma de cápsula. A continuación, los tres se pusieron marcha de nuevo. Mientras caminaban por el desierto, Lucy volvía a caminar delante con un
mapa en sus manos, mientras que Albert y Happy hablaban detrás de ella. Happy le pregunto a Albert que por qué estaban viajando, y éste le contesto que él viajaba para recuperar su memoria, ya que no recordaba nada, y tal vez viajando llegara a algún lugar conocido.
– ¿Y tu, Lucy, por qué viajas?- pregunto Happy a la chica.
La chica se paro de pronto, y Albert por poco se choca con ella.
– ¿Qué te ocurre, Lucy?- pregunto el chico.
– Nada.- contesto la chica volviendo a caminar de nuevo.
– Oye, Lucy, no me has respondido.- dijo Happy- ¿Por qué viajas?
La chica no contestaba, mientras el gato azul sobrevolaba por encima de ella preguntando lo mismo una y otra vez.
– Que pesado eres.- dijo Lucy al final- Me gusta viajar y conocer mundo esa es la razón, ¿satisfecho?
Ninguno volvió a hablar mas durante el viaje. Tras caminar durante un gran rato largo, por fin consiguieron salir del desierto, llegando hasta un gran muro.
– ¿Qué es esto?- pregunto Albert mirando hacía arriba para ver hasta donde llegaba.
El muro era tan alto, que no conseguía ver el final.
– Según el mapa, hemos llegado a ciudad Enotsu.- explico la chica- Supongo que este muro rodea la ciudad, y lo construyeron durante la
época de las guerras. La entrada debe estar en algún lado.
La chica hecho una ojeada a su alrededor, y vio una pequeña puerta, a comparación con el muro, a unos pocos metros. En la puerta había un guardia que se coloco delante de ellos en cuanto les vio.
– ¿Qué queréis?- pregunto el hombre.
– ¿A ti que te parece?- dijo Albert- Queremos pasar, es obvio.
El hombre pareció enfadarse ante la respuesta del joven. Lucy le dio un codazo en el estomago.
– Perdonele.- dijo la chica- Somos turistas y nos gustaría entrar en la ciudad para comprar algunas provisiones para nuestro viaje.
– Esta bien.- dijo el hombre abriendo las puertas.
Albert, Lucy y Happy entraron en la ciudad y al instante el hombre cerró la puerta.
– Parece que esta gente, confia poco en los viajeros.- dijo la chica una vez estuvieron dentro- ¿Qué te ocurre, Albert?
El chico tenia el rostro serio.
– No se escucha ningún tipo de ruido.- dijo el chico- Es como si no hubiera nadie en la ciudad.
– ¿Quieres decir que estamos en una ciudad fantasma?- dijo la chica soltando una pequeña risa- ¿No me digas que crees en las historias de
fantasmas, Albert?
Aún riéndose la chica camino hacía delante. Albert suspiro y la siguió. Los chicos avanzaron por la ciudad, pero todas las calles estaban igual de tranquilas.
– ¿Qué ocurre en esta ciudad?- pregunto Lucy- Estan todas las tiendas cerradas, y las persianas de las casas están bajadas hasta abajo.
– ¿No me digas que crees en las historias de fantasmas, Lucy?- dijo Albert imitando el tono de voz que había puesto antes la chica.
– Happy, vuela sobre la ciudad y comprueba un par de calles.- pidió la chica al gato.
El gato asintió con la cabeza y se marcho volando. Albert y Lucy se quedaron esperando, y no tardaron en ver al gato volver rápidamente, seguido por algo grande a sus espaldas.
Spoiler:
 
– ¿Qué es eso?- dijo el chico.
La cosa que perseguía a Happy, no era humana, aunque poseía manos, pies y cabeza, de la espalda le salia fuego, que parecía estar utilizando para volar. Aquella cosa, estiro uno de los brazos y apunto con los dedos a Happy.
– ¡Happy cuidado!- grito Lucy.
De los dedos del robot salieron unos pequeños misiles, que impactaron de lleno en el pequeño gato azul, que comenzó a caer rápidamente.
- ¡HAPPY!- grito Lucy corriendo hacía donde estaba cayendo el gato para cogerlo antes de que se diera contra el suelo.
Aquel extraño robot volvio a disparar los misiles contra la chica.
– ¡Diez Mandamientos, 1a Forma: Eisen Meteor!- dijo Albert mientras cortaba los pequeños misiles antes de que alcanzar a la chica y al gato
que tenia en brazos.
El robot bajo hasta el cielo y se quedo mirando al chico, la chica y el gato.
- Intrusos localizados.- dijo el robot- Pasando a modo de aniquilación.
- ¡No somos intrusos!- grito Lucy a la maquina.
- ¡Lucy vete!- dijo Albert al ver que la maquina se preparaba para atacar.
El robot placo contra el chico, pero este lo bloqueo con la espada.
- Albert, ¿estas bien?- pregunto la chica.
- No te preocupes por mi, vete.- ordeno el chico- Os alcanzare cuando me encargue de este cacharro.
La chica se mantuvo indecisa en el mismo sitio en el que estaba.
– ¡Rápido!- dijo el chico.
Lucy salio corriendo de allí para no estorbar al chico en su pelea contra aquel robot.
– Intrusos intentando escapar.- dijo el robot fijando la mirada en la chica que huía- Modo persecución iniciado.
De pronto volvió a salirle fuego por la espalda al robot. El robot se impulso para alcanzar a Lucy, pero Albert le ataco haciéndole un corte en el
pecho y echándole para atrás.
– Yo soy el intruso del que te tienes que preocupar.- dijo el chico mientras atacaba.
El robot volvió a centrar su mirada en Albert.
– Intruso localizado.- volvió a decir- Modo aniquilación activado.
– Eso ya me gusta mas.- dijo el chico sonriendo.
El robot estiro ambos brazos hacía Albert y de sus dedos salio una gran onda de energía, que pillo al chico desprevenido.
Lucy corría por las calles de la ciudad sin parar, pues detrás de ella tenía a tres de esos extraños robots que los estaban persiguiendo.
– ¿Por qué nos están persiguiendo esas cosas?- se preguntaba Lucy sin parar de correr.
De repente Lucy se tropezó y callo al suelo, y una de las maquinas se hecho encima suya. La chica cerro los ojos, y al instante siguiente escucho un golpe cerca suyo. La chica abrió los ojos y vio delante suya a un chico, con fuego en sus manos y una pequeña llama en la frente.
Spoiler:
 
– ¿Quien es este chico?- pensó la chica.
Las tres maquinas se pararon delante del chico.
– Intruso localizado.- dijeron al unisono- Modo aniquilación activado.
El chico utilizo el fuego de sus manos para impulsarse hacía delante rápidamente. Golpeo al robot del centro, en la cabeza, con un fuerte puñetazo, arrancándole la cabeza a la maquina. Las otras dos maquinas que tenía ahora a los lados le apuntaron inmediatamente.
– Objetivo centrado, ataque preparado.- dijeron ambos robot de nuevo al unisono.
De las manos de los robots salieron unos pequeños misiles, pero el chico los esquivo impulsándose hacía arriba con el fuego de sus manos, provocando que los misiles de uno de los robots impactaran en el otro, y viceversa.
– Maquinas estupidas.- dijo el chico volviendo al suelo, al tiempo que desparecían las llamas tanto de sus manos como la de su frente- Oye
tu, sigueme antes de que aparezcan mas de esos.
Lucy no se lo pensó dos veces, y le siguió aún con Happy herido en sus brazos. El chico se metió por un par de callejones, hasta que al final se detuvo delante de una pared. Puso sus manos en la pared, y la chica comprobo que llevaba unos guantes, así que pensó que tal vez aquel chico podía utilizar algún tipo de Fullbring, gracias a esos guantes. Después de pasar las manos por la pared el chico encontró y pulso un botón oculto, lo que abrió una puerta en la pared.
– Rápido entra.- dijo el chico.
Una vez que pasaron, el chico cerró la puerta.
Volver arriba Ir abajo
 
New History
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Sirenas(Documental)
» Tonterías que he hecho en el IT
» The LVM History [Football Manager 2011]
» Had the Queen lived an alternative history of Anne Boleyn
» Cartelera de EAW 24/04/14 desde Santiago de Chile, Chile.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ForoxXxX :: Offtopic-
Cambiar a: